La Comisión de Cultura y Cinematografía, explicó que en México los derechos de autor han tenido una prolongada evolución.

El dictamen fué aprobado por la Cámara de Diputados el día de hoy con 336 votos a favor, tres en contra y una abstención.

Esta reforma implica una evolución prolongada en materia de derechos de autor, ya que dicha reforma brinda mayor certeza a la transmisión del legado patrimonial de los creadores de obras artísticas a sus herederos y que estas no pasen a ser de “dominio público” (recuerdan el caso de Lewis Carroll, el autor del príncipito y la obra el grito) precisamente para evitar esta situación, el Senado requiere eventualmente analizar la reforma y ratificarla despues.

El la reforma se detalla que es indispensable el dotar de mayor certeza a los herederos de una obra a fin de que puedan mantener el beneficio de la regalía siempre y cuando cumpla con la formalidad requerida, el testamento. A la vez, esta reforma armoniza con el art 13 de la Ley Federal del Derecho de Autor, la cual otorga la protección al autor a fin de que este goce de prerrogtivas y privilegos exclusivos de carácter patrimonial y personal.

Margarita Saldaña Hernández (PAN) al fundamentar el dictamen expreso que es necesaria y viable dicha adición puesto que la redacción actual al artículo 30 es omisa en supuesto que implica el derecho patrimonial del autor en caso de que este no hubiera sido considerado dentro de la sucesión testamentaria.

Incluso, relató, el artículo 33 establece que el derecho solamente podrá ser invocado en un lapso de cinco años sin que medie explicación o justificación alguna de dicha temporalidad.

Al respecto comentó que “al plantear la posibilidad de que, en tanto se encuentre plasmado en un testamento, el derecho patrimonial de autor podrá continuar siendo heredable y se dota a los verdaderos beneficiarios de dicha creación de la decisión libre y voluntaria de desprenderse del mismo”.

Saldaña Hernández recordó que en México los derechos de autor han tenido una prolongada evolución y, en el ámbito internacional, la transparencia fue tal que pasaron de ser un medio para proteger las creaciones derivadas de la inteligencia e imaginación humana, otorgada por el Estado, a ser considerados como una facultad inherente a la persona humana.