Google decidió proteger sus enlaces tras el hackeo cibernético masivo que esta dando

En el hackeo que sufrió Sony Pictures se hicieron públicos los documentos relacionados con un “Proyecto Goliat”, en los que se muestra cómo la MPAA, asociación de productores cinematográficos, ha cabildeado con los abogados generales de los distintos estados de la Unión Americana para endurecer la posición contra Google, considerándolo responsable de facilitar que terceros violen la ley.

En este proyecto Universal, Sony, Fox, Paramount, Warner Bros y Disney apoyaban el Proyecto Goliat, contribuyendo a un fondo para costear las demandas legales que lanzarían contra Google.

Se pensaba que el proyecto había sido desechado ya que los propios documentos señalan que se consideraba que no era favorable para la industria del entretenimiento, sin embargo en distintos estados, los fiscales generales han intentado acciones en contra de Google por facilitar la distribución de material ilegal, tanto de bienes como contenidos, al publicar los enlaces o la publicidad relacionada con los mismos.

En el estado de Missisipi, Google ha logrado una medida cautelar en contra del abogado general del estado, Jim Hood, a fin de que suspenda sus investigaciones en contra de la empresa.

Google utiliza como defensa la Ley de la Decencia en las Comunicaciones, que proporciona cierta inmunidad a los servicios interactivos computacionales por las acciones que realizan terceros, lo que no hace responsable a Google por las acciones de los usuarios en Internet.

Aunque la MPAA no ha participado de forma directa sí lo ha hecho a través de otros grupos en los que participa como la International AntiCounterfeiting Coalition, que presentó un escrito destacando la necesidad de que los fiscales pudieran investigar los posibles abusos por piratería en la red.

También se han presentado argumentos a favor de Google. Por ejemplo, la Electronic Frontier Foundation argumenta que el atender las investigaciones de los fiscales generales de cada estado por supuestos abusos en la red que implican piratería, llevaría a retirar todo el contenido interactivo y cualquier información sería pretexto para iniciar un juicio por violación a derechos de autor, desde un comentario hasta el compartir un video casero.

El fiscal general de de Missisipi ha señalado que apelará la decisión, destacando que Google confunde el tema. “No se trata de censura en Internet o la libertad de expresión, sino de que el fiscal general tiene la autoridad para determinar si Google ha ayudado a sitios de terceros a violar la ley” afirma.