Hoy comienza  en el juzgado de primera instancia número 25 (sala 201), en la Ciudad Judicial de Barcelona, la vista civil por la demanda de la empresa Muro Cortina Modular Publicidad-MCM.

La empresa reclama al FC Barcelona nada menos que 100 millones de euros por presunto incumplimiento de contrato. En los próximos días el socio culé volverá a perderse entre peritos, expertos y ejecutivos de marketing que expondrán del derecho y del revés los acuerdosprimero con la Junta de Laporta y después con la de Rosell. El asunto es farragoso y se trata de conflictos por contratos comerciales y de explotación publicitaria de la fachada de La Masía. O, mejor dicho, por la ausencia de dicha explotación publicitaria.

Es más que probable, en fin, que el aficionado no termine de entender el meollo de la cuestión, pero verá desfilar en unos días a dos expresidentes, Joan Laporta y Sandro Rosell, y a dos exdirectores generales del club, Joan Oliver y Antoni Rossich. A todo ello hay que sumarle el mediático abogado contratado por MCM: Mario Conde. El espectáculo está servido. La imagen del Barça, una vez más, se verá comprometida y las diferentes maneras de entender el club, las viejas rencillas, las enemistades y la bilis volverán a copar minutos de radio, televisión y espacio en las redes y la prensa escrita.


Joan-Laporta--antiguo-presidente-del-FC-Barcelona-