Acusan al famoso diseñador de usar sin autorización el mural de unos grafiteros.

Varios grafiteros de artistas en el Distrito Misión en San Francisco California, acusan al prestigioso diseñador Roberto Cavalli de violar derechos de autor al usar sin autorización un mural que ellos realizaron.

Los artistas argumentan que la colección primavera verano del diseñador, se apropió de manera indebida de su trabajo, acusándolo de violar derechos de autor, competencia desleal y falsa designación del origen de la obra.

La demanda señala que cada pulgada de cada una de las piezas esta adornada con el diseño de los graffiti´s, inclusive las firmas que estas se encuentras plasmadas en las prendas y accesorios del diseñador, aunque de una manera no tan identificable.

Los demandados, Cavalli, Amazon y Nordstrom generaron que se desecharan alegatos de los grafiteros, excepto la acusación por violación de derechos de autor, las cuales según el juez se sostienen en un proceso judicial a favor de los artistas callejeros.

El juez destacó que el uso del mural por parte del diseñador, y el de los artistas equivale a “hacerse pasar por” lo que implica tergiversar el origen de los bienes o servicios.

Es decir, el juez considera que Cavalli puede haber tratado de engañar al público haciéndole creer que fue el creador del graffiti que aparece en su colección, o que de alguna manera se encontraba relacionado con los artistas.

Cavalli afirma que no copió el mural de los artistas, sino que fue inspirado por el graffiti, incluyendo además su firma en el diseño de las distintasd prendas y accesorios que comprenden su colección.

El caso ahora pasará a manos de un juicio con jurado aunque las partes tienen la oportunidad de llegar a un acuerdo extrajudicial.