En la actualidad se mantiene un debate respecto a la aplicación de leyes  en materia de derechos de autor. La llegada de nuevas tecnologías trae nuevas costumbres que deben convertirse en ley.

La libre difusión es el tema principal, Internet permite en un minuto transferir miles de canciones, imágenes, videos y demás obras protegidas por los derechos de autor. Es inevitable que los internautas compartan el contenido que han conseguido, basta que una persona tenga una copia de cualquier canción para hacerla del mundo entero.

tumblr_mg7dsrFAaE1rai8lko1_500

Las legislaciones mundiales respecto a derechos de autor prohiben usar, distribuir, reproducir, copiar, modificar, cualquier obra, sin la autorización legalmente adquirida.

Y… ¿Cómo adquiero el derecho a usar una obra?

Pensemos en una canción, hace muchos años la forma más habitual de conseguir música era en tiendas de música,  al adquirir el disco se goza el derecho a usar y como la costumbre lo mostraba, compartir este cd con los amigos.

tumblr_n1b787Kvnw1s2no31o1_500

Aún antes del Internet, existían muchas formas de compartir el cd, pues al pagar por tenerlo, se pensaba que el consumidor goza derecho para emplearlo de cualquier modo, sin ánimos de lucro ¡claro!. Copiar el cd en cassette, y con la llegada de modernos ordenadores, quemar el disco y compartirlo era cosa de todos los días.

Hoy en día, quien adquirió en algún momento cualquier cd, puede almacenarlo en su computadora personal para escucharlo las veces que quiera, lo que obedece a su derecho originado por pagar para tenerlo. Pero ahora no es necesario quemarlo para compartirlo, basta un click para enviarlo a cualquier parte del mundo, y sin necesidad de un programa p2p.

tumblr_n8ewcpBvcL1rrqv44o1_250

Captura de pantalla 2015-03-18 a la(s) 13.32.43

Entonces, llega el debate. Los titulares de los derechos de autor como las disqueras, no permiten que un solo consumidor pague por el cd y pueda compartirlo con todo el mundo, las ganancias vienen abajo y como medida desesperada se abrazan a nuevos sistemas de streaming como Spotify para cobrar regalías por el uso de la música.

La nueva generación no quiere y en ocasiones no conoce la lógica de pagar por música. Basta con googlear el nombre de la canción/artista/álbum seguido de la palabra .torrent; descargar el archivo y liberarlos con cualquier programa torrent como uTorrent o BitTorrent. En cuestión de minutos un álbum completo disponible para sonar e incluso remixear, otro debate actual para abordar en siguientes capítulos.

Carlos Alvarado Butanda, Abogado  especialista.

.