Todo parece indicar que Ángel Maria Villar se encuentra empeñado en arrinconar a Miguel Cardenal 

Villar sigue empeñado en arrinconar a Miguel Cardenal. Tras instar a las federaciones a ir a la huelga contra las nuevas políticas fiscales del Gobierno ahora quiere tomar partido en la aprobación del Real Decreto-Ley que pase a regular los derechos audiovisuales. Villar ya ha hecho llegar a las otras partes que deben aprobar el documento más allá del CSD que las “injerencias” de Cardenal no tienen límites y que quiere mediar en unos derechos que dice pertenecen a la FEF. Blatter le está apoyando.

Villar se acoge al artículo 78.1 de los Estatutos FIFA en su apartado XI sobre ‘Derechos de competiciones y actos’: “La FIFA, sus miembros y las confederaciones son los propietarios primigenios de todos los derechos de competiciones y otros actos que emanen de sus respectivas jurisdicciones sin ninguna restricción en lo que respecta al contenido el tiempo el lugar o la legislación. Estos derechos incluyen entre otros todo tipo de derecho patrimonial, derechos de inscripción, de reproducción y difusión audiovisuales, derechos multimedia, derechos promocionales y mercadotécnicos, así como derechos incorpóreos como el nombre y los derechos sobre las marcas distintivas y los derechos de autor”.

También se aferra al artículo 198 del Reglamento General de la FEF sobre’ La transmisión televisada de partidos’: “La Real Federación Española es en virtud de la normativa aplicable titular de los derechos de televisión que emanan de las competiciones oficiales de ámbito estatal por lo que la transmisión televisada de partidos, ya sea en directo o en diferido, total o parcial, precisará autorización de la RFEF. Tratándose de encuentros en que participen clubes adSritos a la LNFP se estará, en su caso, a lo dispuesto en el convenio suscrito entre ambos organismos”.

La LFP pese a la opinión de Villar considera que FIFA no tiene nada que ver ya que en España, al igual que en Italia y Alemania, los derechos de televisión se regulan por ley. En concreto por la del Deporte de 1990 en su Disposición Transitoria Tercera (punto 2a). “Durante el período de vigencia del convenio, y hasta la total extinción de la deuda, la Liga Profesional percibirá y gestionará los siguientes derechos económicos: los que, por todos los conceptos, generen las retransmisiones por televisión de las competiciones organizadas por la Liga, por sí misma o en colaboración con otros clubes”. El CSD prefiere no entrar al problem.