Los celulares utilizan más energía cuando se encuentran lejos de su antena.

La batería de tu teléfono es más que suficiente para rastrear un aparato, según un informe realizado por la Universidad de Stanford y la consultora Rafael Ltd, los tiempos de la ubicación mediante GPS o el Wi-Fi, están atrás al menos para Android. El dispositivo móvil utiliza más energía cuanto más lejos se encuentra de su antena y también por la mayor cantidad de obstáculos que se hallan en su camino para que le llegue la señal desde la base telefónica.

El uso de energía adicional de otras actividades podría tenerse en cuenta con algoritmos, descubrieron los investigadores, quienes crearon una app para recopilar datos sobre el consumo de energía. “La aplicación maliciosa no tiene permiso para acceder a los proveedores de GPS ni tampoco otra ubicación (por ejemplo, la red celular o Wi-Fi)”, afirma el equipo compuesto por Yan Michalevsky, Dan Boneh y Aarón Schulman, del departamento de Ciencias de la Computación de la estadounidense Universidad de Stanford, y Gabi Nakibly, de la consultora Rafael Ltd.

bc54eca2a6a50c4_1e3bd7d3cfd7564f0a1819c985165b26

“Nosotros sólo asumimos el permiso para la conectividad de red y el acceso a los datos de potencia. Estos son permisos muy comunes para una aplicación, y es improbable levantar sospechas de parte de la víctima”, aseguran los investigadores. En la actualidad hay 179 aplicaciones disponibles en la tienda de aplicaciones de Android, Google Play, que piden esa información, agrega el equipo.
“Con los dispositivos móviles ahora ubicables, es preocupante que estemos viendo tantas formas en que se pueden utilizar para realizar un seguimiento”, dijo el experto en seguridad cibernética Alan Woodward, profesor de la británica Universidad de Surrey.