Inicia el juicio por el robo de 271 trabajos inéditos de Pablo Picasso

El proceso inició ante la juez Catalina Bonnici del juzgado penal en Grasse, departamento de los Alpes Marítimos, Francia,  en contra de Pierre Guennec y su esposa Danielle, por el robo de 271 trabajos inédito de Pablo Picasso, entre los que figura obra del Período Azul.

Pierre Guennec, electricista, argumenta que el artista y su segunda esposa, Jacqueline, le entregaron las 271 pinturas como agradecimiento por el trabajo que había realizado en su mansión de Notre-Dame-de-Vie en Mougins, tres años antes de la muerte de Picasso.

La acción judicial reúne a seis herederos de Picasso, pues consideran que el relato de los Le Guennec es ridículo. Señalan que el artista autografiaba las obras que obsequiaba y jamás habría regalado una cantidad tan grande.

La existencia de la obra se conoció en 2010 en el momento en que el electricista y su esposa contactaron a Claudio Picasso, hijo del artista y administrador de la herencia, solicitándole una autenticación de la obra en su poder.

De esta forma se hizo una denuncia a las autoridades, las que, en tanto se define la propiedad, incautaron las obras y las pusieron bajo resguardo de la Oficina Central de Lucha contra el Tráfico de Bienes Culturales de Francia.

Durante los siguientes días desfilarán ante la juez Bonnici expertos de la obra de Picasso así como amigos y conocedores de su carácter, ya sea para demostrar que los Guennec robaron la obra o, por el contrario, que el artista se las entregó como agradecimiento.

El abogado de la familia Picasso, Jean-Jacques Neuer, pretende demostrar que el artista nunca hubiera entregado esos trabajos al electricista porque tal acto no formaba parte de su carácter, y demostrar así que la obra fue sustraída de su residencia en la Costa Azul francesa.

Las obras, que datan de 1900 a 1932, son muy dispares, pero entre ellas hay algunas excepcionales, como nueve “collages cubistas”, precisó Jean-Jacques Neuer, abogado de Claude y sus coherederos Marina y Paloma Picasso.

Por su parte, el abogado de los Guennec, Charles-Etienne Gudin, basará su defensa en que la obra no pudo ser sacada de la residencia Picasso por el electricista porque se trataba de una fortaleza vigilada por dos guardias de seguridad y que fue entregada a sus clientes por el artista debido a la relación cercana que llegaron a tener.

Hace unos cinco años, Pierre Le Guennec comenzó a preocuparse por lo que pasaría con las obras tras su muerte, según su abogado. Deseoso de evitar cualquier problema legal para sus hijos, a mediados de 2010 contactó a la Administración Picasso para obtener certificados de autentificación de las obras.

En caso de que prevalezca la posición de los Picasso, Pierre Guennec, además de perder toda la obra que tuvo en su poder 40 años, podría ser multado a pagar hasta 375,000 euros, además de obtener una pena en prisión de hasta cinco años.

Un abogado de los Picasso dice que el valor estimado total es de 68 a 113 millones de dólares.

Picasso murió en 1973 sin dejar testamento. Pero creó unas 70 mil obras que han sido objeto de robos, falsificaciones, acciones legales y ventas secretas.