Atlas debe dejar atrás de forma inmediata su estrepitosa caída en la Liga MX para forjar un debut adecuado en la Copa Libertadores ante el Independiente de Santa Fé colombiano.

Las caídas son para levantarse; el suelo para impulsarse hacia el cielo. El pasado pesa, pero es el presente lo que más influye en el futuro. Con la astucia y gallardía de un zorro, los Rojinegros del Atlas deben sacudirse el polvo que mancha su playera, tras la dolorosa derrota sufrida ante Pachuca en el Clausura 2015, y esforzarse por encontrar pronto su mejor versión futbolística, pues frente a ellos está el reto de su año futbolístico: la Copa Libertadores 2015. En su debut en el torneo más antiguo a nivel de clubes en el mundo, Atlas recibe en el Estadio Jalisco al Independiente de Santa Fé. El grado de dificultad de este compromiso no es, por ningún lado, bajo.

Conocido también como los Cardenales, el Independiente ocupa actualmente el tercer lugar en la clasificación de la Primera División de Colombia. Tras cuatro partidos, el equipo avecindado en Bogotá tiene ocho puntos: dos triunfos y dos empates; seis goles a favor y cuatro en contra.El plantel dirigido por el argentino Gustavo Costas pisará el Jalisco con la moral nutrida pues derrotó por la mínima diferencia, y como visitante, al Alianza Petrolera.En este conglomerado hay futbolistas con historia en el futbol mexicano: Yulián Anchico, con Pachuca; Wilson Morelo, con Monterrey, y Yamilson Rivera, con León. Respecto a los Zorros, la misión es sencilla de enunciar, pero complicada de realizar: interiorizar para encontrar, dentro de ellos, la versión feroz que han exhibido en algunos de sus partidos en el Clausura 2015.

cq5dam.thumbnail.624.468

Es precisamente esta faceta eléctrica y efectiva la que le permite al Atlas ubicarse en la sexta posición de la clasificación, a pesar de haber sufrido ya dos derrotas, en las cuales le endosaron seis goles (tres en cada una). Quizá la caída ante los Tuzos sirva para confirmar que la titularidad de Aldo Leao Ramírez debe ser incondicional, para apoyar al otro pivote de mayor tendencia defensiva, y, también, para circular sanamente el balón hacia ‘Ponchito’ González y Keno, plataformas naturales de ataque. La mesa está servida para que los entenados regresen a la senda de la victoria, y la confianza, en un evento de gala, cuya recompensa bien vale la pena todo el desgaste y esfuerzo que hay que hacer en el camino hacia él.