América arrasa 5-0 a Chiapas en el Azteca y retoma el romance con su afición en el Clausura 2015.

Festín en San Valentín. Nada de amistad, elAmérica solamente quiere amor con su afición, y este sábado dio un paso para retomar un romance que resurge en pleno 14 de febrero, día exquisitamente adecuado para la ocasión. Las Águilas enamoraron con un 5-0 frente a un Chiapas que, en contraparte, tuvo un San Valentín sangriento, sin vida. La mejor actuación americanista en lo que va del Torneo Clausura 2015 chocó contra la peor versión del conjunto selvático; el resultado no podía ser otro para este compromiso efectuado en el Estadio Azteca.

Como si se tratara de una velada romántica, de esas que difícilmente se olvidan, América puso mesas, velas y preparó todo a detalle. Osvaldo Martínez fue el encargado de dar la bienvenida a la ocasión, con un gol desde media cancha a los 6’ que sorprendió principalmente al portero Jiménez; una anotación que se perfila para estar en la terna final de los goles más hermosos del certamen. La aparición de un anfitrión inesperado llegó a los 32’. El paraguayo Miguel Samudio se estrenó por fin con el conjunto de Coapa al culminar un latigazo americanista; el zaguero sacó zurdazo para poner el segundo. Los locales eran ya amplios dominadores, beneficiados con una línea de cinco que no se veía en el Azteca desde los comienzos de Antonio Mohamed en el banco azulcrema; las recompensas del sistema fueron generosas, incluso para el carrilero Samudio.

Darío Benedetto firmó la goleada a los 42’, gracias a una asistencia del inspirado Osvaldo Martínez. América abarcaba todos los sectores de la cancha, incluso el defensivo, aquel en el que menos presta atención el técnico Gustavo Matosas. Toques infinitos en cada jugada, recorridos sin pelota, América jugaba por nota, más que jugar, cortejaba, incluso los dirigidos por Sergio Bueno se limitaban a seguir el hipnótico paso de los capitalinos. Diego de la Torre y Wilson Tiago no recuperaban balones para los chiapanecos y dejaban vía libre para que América hiciera cada vez más daño.

cq5dam.thumbnail.624.468

Para el segundo tiempo, fue el turno de Oribe Peralta. Uno de los hombres con más deuda en el conjunto americanista puso el cuarto tanto a los 44’ gracias a un derechazo en el área perfectamente colocado. El doblete para el “Cepillo” se dio a los 73’ en una acción que bien podría atribuirse al propio Darío Benedetto, Peralta simplemente empujó la pelota. Más que agresividad en cantidad de llegadas, América tuvo una efectividad increíble. De principio a fin, Chiapas tuvo una pesadilla en San Valentín frente a un América que repartió goles y amores al por mayor y prácticamente como en un triángulo amoroso en el que generalmente alguien sale lastimado, el Jaguar fue el sacrificado para un romance que, por lo menos para los americanistas, podría ser de una duración idílica.