Estados Unidos solicitó la extradición a Polonia del cineasta Roman Polanski prófugo de la justicia desde hace 37 años.

La oficina del procurador general de Polonia anunció que han recibido de los Estados Unidos una solicitud de extradición del cineasta Roman Polanski, prófugo de la justicia estadounidense desde hace 37 años por no haber cumplido la condena derivada del delito de haber tenido relaciones sexuales con una joven menor de edad.

No es la primera vez que la procuraduría polaca recibe solicitudes en contra de Polanski. En octubre del año pasado la procuraduría recibió una solicitud de detención contra el director de cine, razón por la que fue detenido e interrogado por la fiscalía de Cracovia. Sin embargo, la procuraduría lo dejó en libertad pues no encontró fundamentos suficientes para realizar el arresto, declarando en esa ocasión que esperarían una solicitud de extradición para proceder.

La solicitud de extradición emitida por la fiscalía de Los Ángeles, California, llegó a Varsovia y, de acuerdo con el vocero de la procuraduría, Mateusz Martyniuk, la solicitud será remitida a la fiscalía de Cracovia, ciudad donde se encuentra Polanski filmando una nueva película sobre el escándalo Dreyfuss en Francia a finales del siglo XIX.

“La fiscalía querrá citar a Polanski para interrogarlo”, declaró a los medios el vocero de la procuraduría, pero de acuerdo con uno de los abogados del cineasta, Jerzy Stachowicz, pocas cosas han cambiado desde octubre pasado que pudieran hacer cambiar de opinión a la procuraduría polaca sobre el arresto y extradición de su defendido.

En 1977 Roman Polanski fue sentenciado por mantener relaciones sexuales con una niña de 13 años. Cumplió 42 días en prisión como parte de un acuerdo de 90 días, pero al salir libre bajo fianza, con la creencia de que el juez no respetaría el acuerdo, decidió huir del país convirtiéndose en un fugitivo.

Roman Polsanki vive en Francia y desde que salió de los Estados Unidos se ha cuidado de no ir a países desde donde podría ser extraditado. Pese a ello en 2010 visitó Suiza donde fue detenido por una orden de extradición. La orden, sin embargo no fue ejecutada por las autoridades suizas porque la solicitud por parte del gobierno de los Estados Unidos no era completa pues no proporcionaron testimonio del procedimiento para sentenciarlo. Así, Polanski, quien se encontraba bajo arresto domiciliario, fue puesto en libertad.

Antes de iniciar el proyecto cinematográfico en Cracovia, los abogados de Polanski han estado buscando del gobierno polaco garantías de que su representado podría entrar y salir libremente del país. Sin embargo, y aunque se trata de una importante figura pública en Polonia, mediando esta orden de extradición es probable que por lo menos vuelva a ser detenido para ser interrogado nuevamente.