Miles de periodistas asisten al día de prensa del Super Bowl XLIX en Phoenix.

Este martes se llevó a cabo el famoso día de prensa del Super Bowl XLIX y en esta ocasión hubo pocos personajes y espacio para moverse.
Debido a que la NFL ha permitido el acceso de los aficionados a este evento, la liga ha optado en los últimos dos años por hacerlo en un inmueble más pequeño y no en el escenario del partido, para que la gente que paga 28.50 dólares por un boleto tenga mejor visibilidad. El escenario en esta ocasión fue el US Airways Center, casa de los Phoenix Suns de la NBA, y no fue suficiente para los miles de periodistas que se dieron cita para cubrir el evento.

Los Patriots fueron los primeros en salir para platicar con los medios y el quarterback Tom Brady fue el más buscado, mientras que el coach Bill Belichick elogió a Russell Wilson, a quien calificó como un gran atleta y dijo que será un gran reto detenerlo.El entrenador de New England se negó a seguir hablando sobre el tema de los balones desinflados y dijo que sólo están concentrados en el partido del próximo domingo. Belichick agradeció el apoyo que ha recibido el equipo por parte de todos sus aficionados.

Antes de que Seattle saliera, se anunció que el corredor Marshawn Lynch estaría en el sexto podio, sin embargo, el gusto de los periodistas duró muy poco, ya que el jugador de los campeones de la Conferencia Nacional repitió 30 veces que estaba ahí para que no lo multarán y después abandonó su lugar.

cq5dam.thumbnail.624.468

Por su parte, el quarterback Russell Wilson habló sobre sus quarterbacks preferidos desde la infancia y dijo que además de Joe Montana, siempre ha admirado la calidad de Tom Brady. El esquinero Richard Sherman fue otro de los jugadores que causó polémica al discutir con una reportera sobre un tema relacionado con el comisionado Roger Goodell y le “recomendó” que investigara más antes de preguntar. Con algunos jugadores bailando, un superhéroe y la mayoría de los aficionados asistentes apoyando a los Seahawks, el día de prensa del Super Bowl terminó y ahora los equipos recibirán a los medios en sus respectivos hoteles, donde seguramente habrá más espacio.