El director del pianista asegura que se someterá al proceso en su contra por abuso sexual, ya que este confía en el sistema judicial.

El cineasta Roman Polanski afirmó su cooperación con las autoridades polacas como parte de la solicitud de extradicción que presentó hace poco Estados Unidos por abuso sexual a una menor de edad en el año de 1977. Polansky reside en Francia tras el pedido de extradición y será interrogado por la oficina del fiscal de Polonia.

“Estoy aquí principalmente para preparar la película que quiero hacer este año”, afirmó Polanski al canal TVN24 en una entrevista emitida a última hora del lunes. “Sé que llegó un pedido de extradición y por supuesto me someteré al procedimiento y veremos. Confío en el sistema judicial polaco. Espero que todo salga bien”, agregó el director.

El cineasta de 81 años es reconocido internacionalmente por las cintas  “El pianista” y “Chinatown” y para muchos polacos es una de sus mayores figuras culturales.

El año pasado se arrestó a Polanski por la fiscalía de Cracovia en el caso de 1977, sin embargo el cineasta salió en libertad tras no existir fundamentos para arrestarlo y esperarían el pedido de extradición de parte de EU antes de decidir futuras acciones.

En 1977 Polanski se había declarado culpable por mantener relaciones sexuales con una menor de 13 años de nombre Samantha Geimer, en una sesión de fotografías en Los Ángeles producto del exceso de alcohol y drogas. Polanski cumplió 42 días en prisión como parte de un acuerdo para reducir los cargos pero este huyó al año siguiente de EU al creer que el juez a cargo podría anular el acuerdo y enviarlo a la cárcel por años.

En el 2009, las autoridades detuvieron a Polanski, cuya esposa Sharon Tate fue asesinada cuando estaba embarazada por seguidores de la secta de Charles Manson en 1969, en la ciudad suiza de Zúrich y quedó bajo arresto domiciliario por la orden judicial emitida por Estados Unidos.

Fue liberado en el 2010 luego de que las autoridades suizas decidieron no extraditarlo.