Si todavía no han visitado la exposición ¿Qué están esperando?

La exposición “Yayoi Kusama. Obsesión Infinita”,  una de las artistas japonesas más relevantes de la actualidad  ha recibido más de 170 mil visitantes, según autoridades del Museo Tamayo Arte Contemporáneo.

La muestra que con gran éxito se exhibe en ese recinto ofrece un recorrido exhaustivo a través de más de 100 obras creadas entre 1950 y 2013 que incluyen pinturas, trabajos en papel, esculturas, videos, “slideshows” e instalaciones.

Curada ex profeso para América Latina la exhibición da cuenta de la trayectoria de la artista desde el ámbito privado a la esfera pública de la pintura al performance del estudio a la calle.

Sofía Provencio jefa de Comunicación del Museo Tamayo comentó que esta muestra:

“Ha sido bien recibida por un público joven, toda vez que desde su apertura, desde el pasado 26 de septiembre, ha rebasado en expectativas por muchos sentidos”.

Lo anterior, porque si bien “sabíamos que tendría éxito, no ha bajado, no ha habido un momento en el que el museo se sienta tranquilo, está muy activo y eso nos da gusto”, subrayó.

La exposición tiene una sensibilidad hacia el público latino y mexicano, tomando en cuenta que de Yayoi nunca se había presentado una muestra de sus trabajo en México con tal magnitud.

Se podría decir que es como un repaso de los hitos de su carrera artística.

“Se cubre desde sus inicios en Japón hasta el 2012, es todo un panorama completo y línea interesante, se ve cómo va cambiando hasta convertirse en el personaje de la señora de los puntos”, indicó.

Detalló que la muestra reúne desde sus primeras obras, que eran aspectos poéticos pictóricos, relacionados mucho al hecho de que se crió en un Japón muy conservador.

Pero después, continuó, se trasladó a Estados Unidos, y entonces en su trabajo se observa que inicia con la exploración de otras corrientes artísticas, comentó Provencio.

Una de sus instalaciones más famosas es “Infinity Mirrored Room”, un cuarto con espejos y 75 luces LED que parpadean a ritmos distintos. Los reflejos hacen parecer a la obra infinita, y a la persona la hacen sentir como en el espacio.