La era de tecnología, ¿cómo se relaciona con los derechos de autor y cuáles son los retos a los que se enfrenta?

En el artículo de hoy les vamos a explicar cómo se relaciona la tecnología que es parte fundamental en este siglo XXI con los derechos de autor.

La tecnología que nos permite crear, publicar y acceder a la información parece ir continuamente por delante de las leyes que no consiguen estar a la altura de la situación, aunque se han producido algunos avances significativos. La historia de los derechos de autor es una continua adaptación según se van produciendo los cambios comerciales y técnicos.

Las TIC provocan nuevos retos y  la ley trata de ir respondiéndolos, pero esto no significa que el uso y gestión de la tecnología no esté regulada, o está más allá de la ley. En cualquier caso, todos los aspectos de los derechos de autor expuestos hasta el momento son igualmente aplicables a las obras y materiales dispuestos en Internet, que pueden ser de uso privado, shareware, freeware, etc.

Algunos tienen licencias de uso donde se declara qué se puede hacer con ese material según lo decidido por el propietario de los derechos. En ningún caso se puede presumir que si una obra está accesible en Internet es que carece de derechos de autor, independientemente de la facilidad con la que podamos acceder a ella, copiarla, modificarla o distribuirla.

Los cambios en los derechos de autor provocados por el desarrollo de las TIC, podemos resumirlos de la siguiente manera:

    • Derecho de reproducción: la copia digital, que ha revolucionado la facilidad, fiabilidad y rapidez para realizar copias de obras originales, es la causante también de una serie de conflictos por el daño económico que las reproducciones provocan en la explotación comercial de los originales, con el problema añadido de que las copias son idénticas a los originales.
    • Derecho de distribución: en el ámbito digital, no se realiza una distribución de ejemplares, pues en concepto de distribución está indisolublemente ligado al soporte físico. Lo que se produce es la comunicación pública de copias intangibles
    • Derecho de comunicación pública: ahora adquiere una mayor relevancia y dimensión que en su concepto tradicional. Internet y las redes permiten que el acto de comunicación de una obra se realice a escalas antes impensables, posibilitando que los usuarios accedan a obras protegidas en el lugar y momento que estimen oportuno.
    • Derecho de transformación: el entorno digital facilita la modificación de obras, por ejemplo en obras multimedia, en las que la unión de imágenes, texto y sonido pueden dar lugar a obras nuevas, que en ocasiones tendrán poco que ver con el original.

Es un hecho que las nuevas tecnologías han revolucionado el mundo y no están exentos los derechos de autor en donde las normas tradicionales en la esfera analógica se van revirtiendo paulatinamente en la era digital con ello aparecieron los primeros acuerdos y tratados internacionales que les comentamos en el artículo anterior con los cuales se regulan las relaciones entre los autores y los consumidores de las obras a nivel internacional.

¿Cual es el reto que enfrenta los derechos de autor el día de hoy con la tecnología?

El verdadero reto está en enfrentar y ofrecer soluciones a los problemas que se generan con el uso combinado de la tecnología y las telecomunicaciones tanto a los derechos de orden moral en cuanto a las “alteraciones digitales” como los controles que deberán implementarse para la navegación de obras y que estas no se realicen en perjuicio del derecho de los autores a autorizar o prohibir la comunicación pública de sus obras por cualquier medio ni a rechazarles la remuneración ala cual tienen derecho por esas comunicaciones.

La digitalización de las obras permite el almacenamiento de estas y su transmisión, en este entorno, hay muchos que le llaman a este desarrollo tecnológico “la autopista de la información o la sociedad de la información”, donde han aparecido nuevas obras como los programas de ordenador y las bases de datos.

Como es conocido, a través de los ordenadores mediante un programa, se puede interactuar con las obras y cualquier usuario puede tener acceso a un número sin límites de las mismas e incluso trasmitirlas a terceros casi de manera instantánea; otro acto que permite la tecnología es la modificación de dichas obras.

Entonces, Internet se ha convertido hoy día en la red de redes que permite que las obras de los autores viajen de un lugar a otro sin límites en las fronteras, a diferencia del período en que nació el Convenio de Berna en el año 1986.

El punto es que hoy mas que nunca se necesita una unión en todos los países para que estos establezcan en sus normas jurídicas las particularidades de la era digital/ virtual y con ello desaparecer los numerosos conflictos que hoy en día existen sin la debida armonización de las legislaciones en este medio.

Los creadores de las obras merecen obtener una protección mas amplia en el mundo jurídico donde la parte técnica debe contribuir a impedir el acceso a las obras no autorizadas para que se obtenga la autorización correspondiente mediante licencia para el uso de obras en el entorno virtual.

Esperamos les gusten estas cápsulas jurídicas y nos comenten ¿Qué más les gustaría saber con respecto a los derechos de autor?