El día de hoy recordamos a aquellos escritores que nos dejaron este año, pero que nos dejaron joyas como legado.

Este año nuestro país multifestejó la lectura, por una parte nos divertimos con la Feria del Libro del Zócalo, la FILIJ, la Feria de Guadalajara, el encuentro de poesía y el premio Herralde de Novela que le fué otorgado a Guadalupe Nettel. Sin embargo el 2014 fue impactado por la partida de grandes en la literatura: Gabriel García Márquez, José Emilio Pacheco y Vicente Leñero.

En honor a ellos los recordamos en esta nota:

José Emilio Pacheco

pacheco23ab 

El maestro Pacheco nos dejó un 26 de enero de este año, el autor de “El principio del placer” falleció tras el sueño que le provocó una caída en su casa por los libro0s que habitaban cada espacio.

El legado que nos dejó fueron las traducciones de grandes en literatura de la talla de Oscar Wilde, Hans Christian Andersen, Samuel Beckett y Lewis Carroll; así como una extensa colección de ensayos, novelas y poemas entr los que destacan: Miro la tierra, Siglo pasado y la obra maestra Las Batallas en el desierto la que como dato curioso influyó como inspiración a Café Tacvba en su canción Batallas.

Gabriel García Márquez

0010900680

El colombiano con México en la sangre, Gabriel García Marquéz  falleció un 17 de Abril en su hogar a los 87 años de edad.

Sus obras no solo se limitaron a los textos, también llegaron a la pantalla grande. El maestro Márquez le dedicó gran parte de su vida al cine como guionista así como a promover sus propias obras. Entre ellas destacan: En este pueblo no hay ladrones, que se baso en su cuento Tiempo de morir dirigida por Arturo Ripstein, en la que hizo el guión jutno con Carlos Fuentes, Crónica de una muerte anunciada, El coronel no tiene quien le escriba; (y mis favoritos) El amor en los tiempos del cólera y Memorias de mis putas tristes entre tantas otra.

Vicente Leñero

vicente_lenero_encuentro_escritores_cine-movil

El 3 de diciembre, el creador del clásico manual para periodistas, Vicente Leñero  falleció a causa del cáncer que le aquejaba. Al igual que los dos anteriores escritores,Leñero murió en la Ciudad de México en su casa de San Pedro de los Pinos.

Su labor en el cine inició, según contó en una entrevista a Silvia Cherem, en el periódico Excélsior con dos columnas: “Quién es quién en el cine”,  donde hacía preguntas telefónicas a actores como Pedro Infante o Silvia Pinal, y “La linterna mágica”, en la cual hacía crítica de cine sin saber mucho de la materia.

Años más tarde, su gusto hacia el séptimo arte, lo llevó a realizar guiones para películas como: El  Crimen del Padre Amaro, Los albañiles, El callejón de los milagros, La ley de Herodes, El Crimen del Padre Amaro, por nombrar algunas.

“Lo interesante de una historia es cómo se cuenta. Hay mil historias que pueden ser buenas, malas o regulares, pero en el ‘cómo contar’ está la clave; eso es lo que debe aprender un escritor: cómo contar una historia”, expresó Vicente Leñero al referirse a sus guiones y demás forma de trabajo.