La peculiar historia de la jubilación de un videojugador de 22 años que gana un millón al año.

El sueño de todo amante de los videojuegos sería pasar horas y horas jugando y, para colmo, cobrar por ello. Quizá eso no ha sido suficiente para que Wei Han-Dong, jugador profesional de videojuego del equipo chino de deportes electrónicos (eSports, en inglés), haya decidido terminar su carrera a sus 22 años.

Como si se tratara de un deportista profesional cuya trayectoria suele tener un final, este videojugador ha anunciado que se jubila de su trabajo, que ha llegado a ganar unos 800.000 dólares (638.000 euros) anualmente para poder vivir de manera más tranquila y fácil. A diferencia de ellos, claro está, Han-dong ha decidido colgar su ratón y teclado en lugar de las botas, como suele decirse.


Ahora, sus retransmisiones en «streaming» son más relajadas, ya que este trabajo le permite jugar y comentar la jugada. «No hay presión psicológica», explica. Para colmo, este jugador solo «trabaja» una media de 90 horas mensuales. El «streaming» es actualmente una de las grandes tendencias del mundo del entretenimiento. La industria del juego ingresa unos 66 mil millones de euros y los eSports es una competición en alza.

han--644x362