El grupo de cines Apex de ese país decidió que en dos de sus salas en Bangkok proyectarían en su lugar la nueva película de Woody Allen, Magic in The Moonlight, por razones políticas.

De acuerdo con el vocero del grupo Apex, la semana pasada recibieron una orden de compra de más de 200 boletos para la premier. El comprador, según se pudieron enterar, era el grupo político League of Liberal Thammasat for Democracy, que a través de su perfil de Facebook regaló los boletos bajo una campaña titulada “Levanta tres dedos, trae palomitas y vete al cine” a las primeras 160 personas que contestaran cómo el Capitolio, ciudad de la película, se asemejaba a Bangkok.

En Tailandia, donde el 22 de mayo de este año hubo un golpe de estado que derrocó al gobierno de la primera ministra Yingluck Shinawatra, el saludo en que los personajes de la trama de Los Juegos del Hambre elevan tres dedos, se ha convertido en una señal de protesta contra el golpe de estado, de ahí el nombre de la campaña “levanta tres dedos”.

De acuerdo con los administradores de los cines, pese a que el gobierno discutió con ellos la situación, la decisión de cancelar la proyección de la película la han tomado libremente porque no desean que sus salas sean usadas por motivos políticos, pese a que esta decisión les implica pérdidas por un millón de bahts, unos $30,400 dólares.

La película, sin embargo, no ha sido censurada pese a que muchos tailandeses la han tomado como bandera política por lo que es probable que arrestos como el ocurrido ayer, cuando cinco estudiantes de Derecho de la Universidad de Khon Kaen fueron arrestados por elevar los tres dedos al aire saludando al primer ministro Prayuth Chan-ocha, mientras mostraban en sus playeras la leyenda “estamos contra el golpe”. Estos estudiantes fueron detenidos, de acuerdo con un policía, por “ajuste de actitud”.