La fiscalía de Nueva Zelanda retiró la acusación contra Phil Rudd, baterista de la legendaria banda australiana de rock AC/DC, por intentar contratar a un sicario, y lo hizo apenas 24 horas después de que este compareciera.

“La situación probatoria era demasiado endeble”, apuntó este viernes el fiscal Greg Hollister-Jones, citado por la agencia dpa. Rudd había quedado el jueves en libertad previo pago de una fianza.

El abogado de Rudd, Paul Mabey, comentó que el músico está furioso con la actuación de la Policía.

“Ha sido expuesto mundialmente a una publicidad que lo vincula a un complot de asesinato”, añadió. Aunque en los 80 el músico fue condenado por conducir ebrio, “no hubo más”.

En el sistema judicial neozelandés, es la Policía la que instruye y presenta la primera acusación. Una vez entregadas las pruebas al juez, la fiscalía se hace cargo del caso.

Tras la comparecencia de Rudd el jueves, acusado de intentar contratar a un asesino a sueldo para que matara a dos hombres, las pruebas fueron remitidas a la fiscalía de Tauranga, en la Isla Norte.

A juzgar por las imágenes que publica el ‘New Zealand Herald’, donde se puede ver al batería asomado a una de las ventanas de su residencia elevando el dedo corazón de su mano derecha en un gráfico gesto destinado a los fotógrafos, Rudd está muy molesto con la cobertura mediática de su caso. El batería de AC/DC seguirá imputado por amenazas de muerte, cargo que le puede reportar hasta siete años de prisión, y por posesión de drogas (metanfetamina y cannabis), un delito menor. El pasado febrero, otro tribunal neozelandés ya le había absuelto de la acusación de haber mentido sobre su consumo de drogas durante la renovación de su licencia para pilotar helicópteros.

Con todo, el baterista deberá hacer frente a otro cargo por amenaza de asesinato. Y también se lo acusa de posesión de metanfetaminas y cannabis, pero el letrado consideró que estos son cargos relativamente menores.
Mientras llega el día de la próxima comparecencia judicial, el próximo 27 de noviembre, Rudd tendrá que permanecer en su residencia de Tauranga, en la Isla Norte de Nueva Zelanda, pero si en esa fecha su situación con la Justicia se normaliza, sí podría participar en la presentación del nuevo disco de la banda, ‘Rock or Bust’, que tiene previsto ver la luz el próximo 2 de diciembre. Eso, si la histórica banda considera que su presencia le conviene: AC/DC emitió ayer un comunicado donde aseguraba que los miembros de la banda “sólo supieron de la detención de Phil cuando estalló la noticia” y que “la ausencia de Phil no afectará a la difusión del nuevo album y a la gira del próximo año”.