Hoy termina otra jornada de la NFL 2014 y no está por demás mencionar que estuvo llena de grandes emociones y jugadas verdaderamente alucinantes e irrepetibles.

Por eso no puedo dejar de mencionar mi admiración al pateador Billy Cundiff, quien anotó un gol de campo de 37 yardas cuando el tiempo reglamentario expiraba, lo que le dio el triunfo a los Browns de Cleveland por 24- 26 sobre los Falcons de Atlanta. Estoy seguro que no soy el único que se quedó sin palabras ante tal hazaña.

Solo me queda recordarles que los pateadores son tan importantes en la jugada como los corredores e incluso, los mariscales de campo. Todos tienen una función particularmente especial que hace del futbol americano un deporte único y mágico.

Aunque no todos los pateadores obtuvieron un resultado magnífico, como el de Cundiff, hoy quiero dedicar mi columna de los lunes a los que practican el arte de ‘patear’ e incluso han sido señalados en varias ocasiones como ‘los héroes discretos de la NFL’.

Como bien se ha dicho, ellos son jugadores casi anónimos porque no son el principal foco de los reflectores, pero sí una pieza importante para cada equipo y partido. Ellos han marcado goles de campo cruciales, tienen la habilidad de realizar despejes con una gran técnica y sus posiciones en el campo pueden cambiar el resultado del marcador con ingeniosas devoluciones y despejes. ¿Ustedes qué opinan?

Por lo pronto, les cuento que yo sigo con la emoción latente y cuento los días para mi próxima evaluación one on one, donde además viviré la emoción de ver a los Jaguars Giants en Jacksonville, si bien es de reconocer que es un equipo que no ha logrado colocarse entre los mejores durante la jornada de la NFL 2014, me reconozco como un aficionado al que le gusta disfrutar y aprender de cada triunfo y sobre todo, derrota. Por esa razón, siempre que se trate de futbol americano, para mí significará un gran honor ver un partido de la NFL en vivo.