Los Museo de todo el Reino Unido protestan en contra de la legislación sobre derechos de autor vigentes que no permite la exhibición pública de las obras no publicadas, sino hasta el año 2039.

La legislación vigente establece que aquellos trabajos en los cuales no se pueda determinar claramente quién es el autor, conocidas como “obras huérfanas”, así como los trabajos de los autores que hayan nacido antes de 1969 y que sus obras permanecieron sin publicarse hasta el 1 de agosto de 1989, están protegidas por derechos de autor, no importa su antigüedad.

La protesta se centra en la pretensión de los Museos Imperiales de Guerra de exhibir cartas originales y diarios escritos por soldados de la Primera Guerra Mundial, pero el marco jurídico le impide exhibir de cualquier forma estos u otros documentos.

Por ejemplo los Museos Imperiales de la Guerra estima que el 25 por ciento de su colección de más de 1.75 millones de documentos, se encuentran en la clasificación de obras huérfanas.

Además, se calcula que el 50 por ciento de todos los archivos del Reino Unido se encuentran dentro de la citada categoría.

La protesta de vitrinas vacías llamada Free Our History busca que en ciertos documentos no publicados la protección sólo abarque la vida del autor más 70 años, con los que una carta escrita por un soldado en 1916 y que haya muerto en la guerra, estaría en el dominio público a partir de 1986 y el documento estaría disponible para su exhibición.

Los Museos Imperiales quieren hacer una gran exhibición con documentos originales durante el centenario de la Primera Guerra Mundial, pero bajo la legislación necesitan permiso de los autores o de sus herederos auqnue en la gran mayoría de estos documentos se desconoce quién es el titular de los derechos al ser obras huérfanas