Recientemente se acaba de encontrar  algo que ha impactado negativamente a los Seahawks: todo parece indicar que su cerveza está rebajada con agua.

El canal de noticias KOMO4 del estado de Washington, Estados Unidos, encontró información que ha impactado negativamente a los seguidores del equipo de los Seahawks de la NFL: la cerveza que venden en el estadio CenturyLink Field en Seattle, está rebajada con agua.

La investigación fue realizada por periodistas encubiertos que acudieron al estadio y compraron seis marcas diferentes de cerveza de las que llevaron muestras a un laboratorio de Seattle. Siguiendo las instrucciones, los reporteros sellaron algunas onzas de cada cerveza en pequeñas botellas que colocaron en bolsas con hielo para mantener la bebida fría hasta llegar al laboratorio. Las muestras fueron obtenidas en diferentes visitas al estadio de fútbol americano.

Los resultados mostraron que las cervezas analizadas contenían entre el 0.2 y el 0.6 por ciento menos cantidad de alcohol que la enunciada en la etiqueta. Así, la cerveza Stella Artois contenía 4.8% de alcohol en lugar de 5.0%; Bud Light 3.9% en lugar del anunciado 4.2%; y, Budweiser tenía 0.6% menos porcentaje de alcohol que el establecido en su etiqueta de 4.4%.

Cabe señalar que de confirmarse la información las cervecerías estarían incurriendo en una falta federal pues la legislación federal dispone que no se puede vender cerveza que contenga menos de 0.3 por ciento de alcohol del señalado en la etiqueta por lo que cuatro de las seis cervezas analizadas, tres de ellas de la empresa Anheuser-Busch, incumplen la disposición legal.

El reportaje, que irritó a los asistentes del CenturyLink Field, fue respondido por un vocero de Anheuser-Busch quien cuestionó la metodología de los reporteros de procesamiento de las muestras, señalando que ellos habían hecho análisis por su cuenta y que no habían encontrado irregularidades, precisando además que las cervezas que se compran en el estadio son de la misma producción que las que se adquieren en bares, restaurantes y tiendas.

El asunto es delicado para esta empresa pues no es el primer reclamo sobre el tema ya que en marzo de 2013 se presentó una demanda colectiva en el estado de California en su contra porque ex empleados de la firma reclaman que la cerveza no contiene el nivel de alcohol que se señala en la etiqueta.

Por su parte, de la cervecera Redhook Brewery, propietaria de otra de las marcas cuestionadas, señalaron que no les han pedido que rebajen la cerveza que distribuyen en el estadio por lo que no pueden explicar la variación.

La acusación está hecha y tendrán que ser las autoridades las que evalúen si efectivamente la cerveza vendida a los fans de los Seahawks está rebajada con agua o si la metodología de los reporteros fue defectuosa y sus resultados no son reales.