Kesha ha demandado a su productor Dr. Luke por acoso sexual y agresión justo el mismo día en que él la ha demandado a ella por difamación e incumplimiento del contrato.

El productor asegura que la cantante ha inventado sus alegaciones y lo ha chantajeado con tal de finalizar su contrato con él.

Según ha contado, el productor posee desde meses atrás una copia de la demanda que Kesha hizo el martes. Supuestamente Kesha ya le aseguró que la pondría si él no la liberaba del contrato, a este acto el productor ha demandado como extorsión.

La abogada de Luke, Christine Lepera habló con La famosa revista Rolling Stone y declaró “Según la queja que hemos cubierto de parte de Dr. Luke”, “Kesha y su madre están compinchadas para publicar informaciones falsas y escandalosas acerca del Dr. Luke, incluidas declaraciones agraviantes de supuesto abuso físico y mental de Kesha”.

“Las mismas Kesha y Pebe han admitido que estas alegaciones eran falsas. La queja explica que ambas han hecho uso de estas difamatorias declaraciones en un intento de extorsión para poder liberarse de su contrato con el Dr. Luke”, Lepera explica además que Kesha y Pebe han reconocido de hecho la falsedad de sus declaraciones y que se lo han inventado todo para que Dr. Luke libere a Kesha de su exclusivo contrato de grabación con el productor.

Por otro lado, el abogado de Kesha, Mark Geragos, ha declarado a la misma publicación que la denuncia de Dr. Luke a la cantante no es más que otro “patético y completamente predecible ejemplo de los continuos abusos de Dr. Luke a Kesha, con tal de mantenerla bajo su tiránico control”. Geragos continúa: “la denuncia no tiene ningún fundamento de hecho y Kesha está concentrada en reclamar su voz y libertad. Kesha está decidida a continuar con su vida y carrera y a dejar de lado este oscuro periodo de su vida”.

La demanda de la cantante asegura que durante la última década, Dr. Luke le ha proporcionado drogas, alcohol, y la ha agredido física y sexualmente! También lo culpa de haber hecho comentarios negativos que le han hecho tener una baja autoestima, generándole el desorden alimentario que ha sufrido y por el que ha recibido tratamiento este mismo año. La cantante ha pedido que el juez la libere de su contrato con el productor.