Regresando a estos posts de los lunes, les platico que desde que fui a jugar el mundial de abogados a Budapest, tengo una molestia como si fuera dolor de caballo. Durante estos cuatro meses he entrenado con un poco de dolor, pero si algo que he aprendido es escuchar a mi cuerpo. 

Con esta molestia decidí hablar con tres diferentes doctores, donde dos confirmaron una hernia y otro, un desgarre, recomendando reposo absoluto, lo cual me da mucha desesperación por que amo lo que hago y mucho me ha costado mantener un ritmo de alto rendimiento.

Esta semana me hago un ultrasonido de pared estomacal para confirmar la lesión y saber si se requiere operación o reposo.

Lo que tengo muy claro es que aunque tenga síntomas de desesperación y enojo, debo de ser positivo y hacer todo lo posible por recuperarme rápidamente,  y así,  regresar a mis entrenamientos en camino a la NFL.

Siempre que existe una lesión es frustrante y mentalmente afecta, pero estoy pensando la forma de idear ejercicios que no afecten el lugar donde está la molestia, obviamente con la autorización del doctor, si es que no me recomienda reposo absoluto.

Ya les contaré cómo me fue en estos días.