En el comunicado de Myspace a los sellos independientes mencionando que si su música se encuentra en el sitio, es ya que los usuarios la han subido. Si su deseo es eliminar el archivo de Myspace requieren de una notificación de la DMCA.

Con ello los sellos independientes alzaron la voz, mencionando que no estaban de acuerdo con dicha determinación.

Si bien es cierto son dueños del contenido y de los archivos, ya estamos en otra etapa donde la música se debe dejar distribuir por internet y no regresar a los argumentos arcaicos de la época de Napster.

Por otro lado el argumento válido es el que no se equiparan independientes con sellos trasnacionales, lo que genera un trato y beneficios desiguales.

Algunas de las reacciones fueron las siguientes:

“Es absolutamente repugnante para el espíritu de la cooperación y el balance de los intereses comerciales, la respuesta de Myspace” afirmó Wenham. “Estoy cansada de ver servicios que entran al mercado, hacen arreglos con las majors porque tienen que hacerlo, y luego vienen a los sellos independientes y esperan que nosotros recibamos un trato secundario, o el simple beneficio promocional… Esto tiene que acabar, y debe acabar aquí y ahora… Hay argumentos para sugerir que deberíamos ser pagados de primero y aún más”.

Alison Wenham, presidente  de WIN externo sus opiniones diciendo: “Existe una impresión, una complacencia, y me atrevo a sugerir que de arrogancia, que es ofensiva, de que al hacer arreglos con las majors, el sector independiente debería ser de alguna forma agradecido por el valor promocional que esos servicios  aparentemente aportarán a los artistas y a ti” .

“Sé que el nuevo Myspace es 40% de los majors, y un pequeño porcentaje de Justin Timberlake. Así que, ¿es este el tipo de tratamiento que uno esperaría de compañías que van detrás de Grooveshark en un pestañear, pero no detrás de una compañía de la que son dueñas del 40%?”

Veamos que sucede con estas relaciones digitales entre sellos y sitios digitales de música.