En una alianza entre Google, Yahoo y microsoft logran una nueva iniciativa del gobierno de EE.UU que busca frenar que los sitios web que comparten contenidos pirateados se beneficien con ingresos publicitarios.

Todo va encaminado a  mejores prácticas reduciendo el flujo de ingresos por publicidad a los  sitios dedicados a la piratería y la falsificación.

Victoria Espinel quien comanda la antipiratería de EE.UU fue quien propuso dicha iniciativa involucrando a Yahoo, Google y Microsoft, , AOL, 24/7 Media, Adtegrity, Condé Nast y SpotXchange, con el apoyo del organismo de la industria de la oficina de Publicidad Interactiva.


Google propone: “En estas mejores prácticas, redes de publicidad mantendrán y publicarán las políticas de prohibición de los sitios web que se dedican principalmente a la venta de productos falsificados o participan en la piratería de derechos de autor los cuales participan de los anuncios en la publicidad de la red.”



El debate sobre la piratería patrocinada por anuncios no ha sido tan grave como la conversación en torno a la posición de los sitios pirata en los resultados de búsqueda. De hecho, Google ha estado pidiendo esfuerzos anti-piratería para “seguir el dinero” durante más de un año –  “Los Seis modelos de negocio para la infracción de copyright” la investigación de PRS para la Música y BAE Systems que se publicó en julio de 2012, los cuales solicitaron “coaliciones de redes de publicidad de renombre, procesadores de pagos y propietarios de derechos” para “acabar con la financiación de las infracciones en Internet”.

Según Espinel y la iniciativa de la IAB, la responsabilidad de avisar sigue siendo de los propietarios a las redes de anuncios, los sitios de piratería que están utilizando sus anuncios – AOL subraya que las mejores prácticas “no tienen la intención de imponer a las redes de publicidad que monitoreen sus redes para identificar cuáles son los sitios web infractores”.

Google afirma que el año pasado deshabilito 46.000 sitios que usaban servicios de publicidad por violar las políticas sobre la infracción de derechos de autor, con “casi el 99%” de ellos descubiertos “a través de nuestros propios esfuerzos de detección y los modelos de riesgo”. Las llamadas de los propietarios de derechos para que Google cumpla su otra promesa de rebajar en sus resultados de búsqueda los sitios de piratería no termina aquí, pero ahora la iniciativa de ayer debe ser bienvenida. Vamos a ver cómo funciona , expresó.

En mi punto de vista es una iniciativa coherente para mejores prácticas, pero puede afectar a sitios que sean denunciados sin contar con un contenido pirata, por ello si se compartiera el contenido y quien lo explote tuviera la obligación de pagar, sin necesidad de una autorización previa, únicamente se perseguiría a quien comercializa y no comparte la ganancia, y la cultura aumentaría por ese distribución de contenidos.