Un equipo unido, con propuesta ofensiva y alegre logra calificar a los Octavos de Final eliminando a Croacia con juego hermoso y cerrando con el ya típico Cielito Lindo de la gran afición.

México no solo llegó a brasil con la mejor afición del mundo, a cuestas trae un gran conjunto con gran calidad y un juego en equipo que sorprende a propios y extraños.

Pisando firme ante Camerún se lograron los primeros tres puntos, y ante Brasil nunca se hicieron menos y sacaron el empate, donde el guardavallas Memo Ochoa se consagro ante el mundo como referente nacional.

Teniendo como sinodal final a un viejo conocido en copas mundiales; Croacia, quien no tuvo buena suerte ante los anfitriones pero con Camerún demostraron ese gran poderío ofesivo orquestado por Modric.

Recife fue el lugar donde ambas selecciones forjarían su destino. Así los croatas se apoderaron del primer tiempo sin generar  verdadero peligro de gol en el arco Azteca, por su parte la defensiva Nacional lucía solida y con gran calidad.
Ya en la segunda mitad el cuadro Tricolor se encargó de apagar  el juego croata, y de la mano del Orejón Herrera empezaron a encontrar espacios y juego en conjunto.

Rafael Márquez fue quien se encargó de abrir el marcador a los 72 minutos, con un pase de Herrera al ejecutar el tiro de esquina, con esto Márquez se une a los  pocos futbolistas que marcaron gol en los mundiales donde se le ha convocado, tres minutos después la ofensiva Mexicana se conecto para que Andrés Guardado pusiera los cartones 2-0.
Con total control del partido los dirigidos por un efusivo piojo Herrera empezaron a dar cátedra del buen manejo de balón, y así llego el minuto 85  con el tercer gol Mexicano, obra de Javier Hernández. Dos minutos después con un enorme pase de Rakitic, Persic descontó, pero no fue suficiente para callar ese motivador y acogedor canto Mexicano.

marquez mexico
piojo

mexico sac


“NO SOLO SUEÑEN, TAMBIEN HAGAN”