Viernes, Mayo 16, 2014

La Ley Federal del Derecho de Autor en México protege a los creadores de obras como al músico, escritor, director, pintor, y demás, sin embargo ésta ley también otorga protección a la imagen personal de cada persona para que cada individuo decida de que forma utilizarla.

Imagina un momento que un fotógrafo profesional te ofrece la oportunidad de que seas la  imagen  utilizada para promocionar un producto, que tu estética va acorde a su campaña publicitaria y por ello desea fotografiarte mientras consumes el producto; meses después te enteras que el producto con el que te fotografiaron ha generado ganancias importantes y gracias a que tu imagen promocionando se presenta en  televisión, posters, revistas y demás.

fotograforasta

Llegará a tu mente la idea de exigir una parte de las ganancias por la explotación de tu imagen en campaña publicitaria, afortunadamente la Ley protege la imagen de cada individuo:

“El retrato de una persona sólo puede ser usado o publicado con su consentimiento expreso, o bien con el de sus representantes o los titulares de los derechos correspondientes. La autorización de usar o publicar el retrato podrá revocarse por quien la otorgó, quien, en su caso, responderá por los daños y perjuicios que pudiera ocasionar dicha revocación. Los derechos establecidos para las personas retratadas durarán 50 años después de su muerte.”

El origen de éste precepto en la Ley de Autor  obedece en gran parte a la explotación de imagen que las corporaciones realizan para fines publicitarios utilizando a personas famosas como es habitualmente con deportistas, músicos, artistas en general, políticos e incluso niños. Sin embargo la ley protege cualquier imagen, sea de Cristiano Ronaldo, Roco Pachukote, el estudiante de Universidad, la ama de casa, el empresario, el barrendero….

cr7nike

Así es que ya lo sabes, utilizar la imagen de cualquier persona sin su consentimiento es violación a sus derechos no importando el uso a que se destine. De igual manera, la misma Ley señala que si existe una remuneración por dejarse retratar, se considerará que el consentimiento de la persona retratada es otorgado:

”Cuando a cambio de una remuneración, una persona se dejare retratar, se presume que ha otorgado el consentimiento a que se refiere el párrafo anterior y no tendrá derecho a revocarlo, siempre que se utilice en los términos y para los fines pactados.”

Por todo lo anterior, como abogado preventivo siempre que salgo a grabar o fotografiar cargo conmigo una carta de autorización en la que la persona retratada cede sus derechos de imagen para el uso específico que pienso darle.