La serie es parte de un trabajo de maestría en la Design Academy Eindhoven.

Juguetes de cuerda estaño, un walkman, un despertador y otras máquinas, hacen posible hacer estas divertidas obras, solo basta fijar la máquina al lienzo y esta a su vez a instrumentos de pintura para que inicie la magia de Echo Yang. Los movimientos de las máquinas, se traducen en trazos fascinantes que el artista conceptual comparte con el mundo. Puedes mirar en el sitio web, más de sus obras y a través de moco loco.

Síganme en twitter @azenetfolch