Janet Echelman, logra obtener lo que se propuso para este mes de marzo.

La instalación en Vancouver creada por el 30 aniversario de la Conferencia TED, se logró con la colaboración de los artistas Janet Echelman y Aaron Koblin.

Unnumbered Sparks, se colocó este mes de marzo flotando en el cielo con una dimensión de 745 pies entre los edificios.

El tejido de fibras de red, fue una increíble instalación sumamente elogiada como es costumbre. Los asistentes al lugar, que se colocaban por debajo y miraron con devoción cómo es que la red ondeaba con el viento y durante las noches se iluminaba con el esplendor de las luces.

Koblin, es un artista quien dirige el equipo de datos de Artes en el laboratorio creativo de Google, así que ya te podrás imaginar el calibre de la hermosa iluminación. La obra fue completamente interactiva ya que las personas pudieron darse el gusto de jugar con ella. Al hacer pequeños movimientos con sus dispositivos móviles, los visitantes puedieron pintar espectaculares rayos de luz que surcaban la superficie de la escultura en tiempo real. Por lo tanto, arte y tecnología se dieron cita en un mismo lugar. “Quiero que la gente se sienta protegida, aún ligado a cielo abierto”, dijo Echelman. “Espero que los visitantes se sientan más conectados con los que les rodea, con los vecinos y forasteros”

Respecto a la iluminación, Echelman dice. “La obra es acerca de cada uno de nosotros de ser una de esas estrellas, esas chispas y ser capaces de pintar el cielo “.

Es una verdadera pena que tan solo durase algunos días, creo hubieron muchos que se quedaron con ganas de un poco más. Esperaré el próximo trabajo de Janet Echelman y Aaron Koblin, con muchas ganas de que aparezca otra obra pronto.

Síganme en twitter @azenetfolch