Porque no hay nada mejor que pueda existir que una amistad con tu gran mascota fiel.

Rebecca Leimbach es una madre orgullosa de su primogénita Harper, quien tiene como compañero de vida, una hermosa perra Bulldog Inglés. Juntas, han emprendido un viaje maravilloso de risas que Rebecca Leimbach ha capturado a través de sus tomas.

Luego de sufrir años de infertilidad, Leimbach y su esposo, por fin vivieron el milagro de la vida por primera y última vez. Cuando Harper nació, a causa de la culpa por no poder dar a la pequeña un hermano, durante mucho tiempo experimentaron una enorme amargura por no poder brindar un compañero con quien jugar a la niña pero, poco tiempo después, al mirar a Harper acompañada de Lola, la perrita Bulldog Inglés, se percataron de que jamás hizo falta que existiera un hermano, ya que Lola, llenaba ese vacío imaginario que sus padres veían en la vida de su hija.

Rebeca recuerda, “Un día Harper salió de su cuarto de juegos con Lola vestida como una princesa y me di cuenta, ella tiene un compañero de juegos, del mejor tipo de hecho, uno que no discute porque le levanta el vestido”. “Ellas tienen un vínculo divertido. Harper ama a Lola inmensamente, excepto cuando Lola se come sus juguetes, lo que sucede muy a menudo. Lola es muy protectora de Harper, ella siempre está en los asuntos de Harper y el motivo de lo que Lola este en todo lo que  Harper está haciendo, es que  Lola tiene que investigar para asegurarse de que los alimentos sean kosher. Lola trata a Harper como yo creo que ella hubiera tratado a uno de sus propios cachorros, no sólo los habría esterilizado “.

Continúa: “Espero que la gente vea que los animales son maravillosamente sorprendentes en especial los perros, y cómo su relación con las personas dan forma a nuestras vidas. Como Harper, por ejemplo, nunca se aburre con la compañía de Lola. Ella es completamente feliz al dibujar con marcadores en la cara de Lola mientras duerme, o burlándose de Lola hasta que el que no puede aguantar más y llega de golpe al cuerpo de ella. Cuando Harper mire hacia atrás a su infancia a través de estas imágenes, va a recordar “mi primera mejor amiga ‘Lola. Espero que la gente fuera de las imágenes que muestro sepan que a veces sin que nos demos cuenta, los perros llenan un espacio vacío en nuestros corazones “.

Las fotos hacen referencia a los primeros tres años de vida de Harper. Rebeca siempre capturó los mejores momentos de tierna intimidad entre su hija y su mejor amiga Lola, dando un hermoso toque que solo las madres pueden ver con sus ojos de eternidad.

Te dejo con algunas imágenes, son realmente encantadoras así mismo te dejo el link del sitio de Rebecca Leimbach su Facebook page.

Síganme en twitter @azenetfolch