Un grupo de argentinos ha lanzado un nuevo servicio de peliculas por streaming de forma gratuita que si logra sobrevivir a las presiones legales, será competencia para servicios similares como Netflix.

ip.bitcointalk.org

Empezamos Popcorn Time como un desafío a nosotros mismos. Ese es nuestro lema. Es nuestro motor. Somos startup geeks. Siempre lo fuimos y siempre lo vamos a ser.

Popcorn Time se caracteriza por ser un software de código abierto, es decir que cualquiera puede usar,  descargar y  modificar. A  partir de su lanzamiento ha sido modificado por varias personas según su interés personal. Por ser un software libre es difícil localizar a todos y cada uno de los usuarios que han metido mano a dicho programa.

 FUNCIONAMIENTO

 En su página Web,  se indica que  Popcorn Time es creado por argentinos. El servicio permite el libre acceso a películas compartidas “ilegalmente” como archivos BitTorrent. La plataforma aloja miles de películas para que se puedan ver al instante de forma gratuita. Para disfrutar del servicio es necesario descargar el programa.


ASPECTOS LEGALES

Como es de esperarse, las presiones por ofrecer un servicio gratuito de contenido protegido por derechos de autor hace difícil la apertura de sitios como Popcorn Time que pretenden difundir la cultura y el entretenimiento de manera gratuita.

Sin embargo parece que la estrategia de Software libre puede distraer a las autoridades de manera provisional mientras las leyes se adaptan a las nuevas necesidades de la población en general y no solo de algunos cuantos.

 images-1

 Popcorn Time anunció, a pocos días de abrir al público su sitio web, que sería cerrado por aspectos legales que califican al sitio como pirata y por lo tanto violador de las leyes de derechos de autor.

Como proyecto, Popcorn Time es legal. Lo verificamos. Cuatro veces.
Pero como muchos sabrán, pocas veces alcanza con eso. Por nuestro impacto tuvimos acceso a mucha gente, desde periodistas hasta creadores de sitios y apps de gran alcance. Aprendimos muchísimo de ellos, especialmente que enfrentarse a una industria tan tradicional y tratar de revolucionar un mercado tan grande tiene sus costos asociados. Costos que ninguna persona merece pagar.

A pesar de haber cerrado el servicio de streaming, por ser software libre ha sufrido modificaciones como la adaptación a múltiples idiomas gracias  a la colaboración de miles de usuarios en todo el mundo lo que significa que pronto el esfuerzo de todos los colaboradores podrá ver sus frutos y tal vez, solo tal vez pueda funcionar el primer servicio de streaming gratuito.

La piratería no es un problema de gente. Es un problema de servicio. Un problema creado por una industria que pinta a la innovación como una amenaza a su anticuada receta comercial. A todos les parece que directamente no les importa resolverlo.

Pero a la gente sí.

Demostramos que la gente va a arriesgarse a recibir multas, juicios y cualquier otra consecuencia para poder ver una película reciente en pantuflas. Sólo para obtener el tipo de experiencia que merecen.