Cada vez mas los artistas y los deportistas son buscados por marcas para promocionar sus estrategias comerciales a través de las redes sociales, como es el caso de Twitter.


El ejemplo mas inmediato es el ya muy famoso término ”selfie” donde  la conductora de los Oscar, Ellen DeGeneres, gracias a la fotografía que se tomó la selfie con un smartphone de Samsung, todo el mundo se inicio una tendencia y la marca Samsung, aprovecho el momento en su estrategia digital.

La gran paradoja es que muchas veces, son pocos los que realmente aman la marca o están convencidos de lo que realmente están recomendando o usando. Ellen DeGeneres realizo el famoso  ”selfie” en un dispositivo Samsung cuando realmente usa Iphone, esto corroborado por la fotos tomadas en el camerino, donde se le vio tuteando con este aparato.


Uno de los mayores ejemplos es la estrella del basketball LeBron James, donde habla con frecuencia de sus preferencias por alguna marca en particular. Justo la semana pasada tuiteo “Mi teléfono acaba de borrar todo lo que tenía y se reinició. ¡¡¡Uno de los sentimientos más enfermizos que he tenido en mi vida!!!”.

Esto no ha de ver sido muy agradable por parte de la marca a la cual se estaba refiriendo, y cuando los medios se dan cuanta de lo que publican las estrellas en sus cuentas de twitter, son material puro para noticias que en momentos pueden ser escandalosas.

El Samsung Galaxy Note era el teléfono al que se estaba refiriendo LeBron, ya que cuenta con un patrocinio millonario por usar tal dispositivo.



Lo anterior puede sonar contraproducente, ya que si cuenta con un contrato de patrocinio, por que, esta hablando mal de una marca que le paga para que hable bien.  Con esto la estrella del Heat de Miami borró el tuit, para retractarse y publicar en su cuenta oficial de Twitter “Estuvo cerca. ¡Wheew! Recuperé toda mi información. ¡Gamer! Lol”.



Estas manifestaciones de las estrellas deben ser mas cuidadas por ellos mismos, por sus managers y por las marcas. Si bien es cierto la persona es quien debe de controlar sus cuentas, necesitan tener un apoyo de profesionales digitales, que estén al pendiente de sus publicaciones en las redes sociales, ya que un solo tuit, puede ser mortal para una carrera de una estrella, ya sea deportista o artista. Puede afectar a su imagen y a sus contratos, donde en ocasiones pueden ser demandados.