Una serie que enamora con su dulzura desde las perspectiva de un padre.

Alain Laboile es un orgulloso padre de seis hijos. Desde el 2004 él ha estado llevando a cabo una serie maravillosa que retrata con mucho amor a sus seres más allegados, La Famille, que significa en francés “la familia”. Las maravillosas tomas han sido hechas en blanco y negro para dar a estas una apariencia estética clásica. La Famille es una conmovedora historia del amor verdadero que existe entre una familia que vive intensamente y bajo la intimidad de su hogar.

El fotógrafo Laboile posee un ojo perfecto que es sabio para saber cuando dar la orden para el disparo y así capturar el momento que nos hace estrujar el corazón, por ello, la serie nos muestra los momentos más inolvidables de una vida que no regresará jamás pero que vivirá para siempre en sus impresiones.

Con el escenario perfecto en un lugar lejano y rural en el sureste de Francia, Laboile hace un retrato atípico de su hermosa familia al que llama  “una vida en el borde del mundo, donde la intemporalidad y la universalidad de la reunión de la niñez.” Y a pesar de que tal vez es una vida que desconoces por completo porque eres un citadino, créeme, el llevar una niñez así, jamás se olvida.

Creo que me ha encantado recordar un poco de lo que he vivido en mi infancia y para las personas que son románticas de corazón también les traerá dulces recuerdos mirar el espectacular  trabajo del fotógrafo, solo piensa ¿a quién no le ha encantado revivir en su memoria esos días pasados llenos de sol, cuando tu ropa se rasgaba por tu osadía de trepar un árbol o ir descalzo corriendo por el verde pasto?. Laboile comenta, “Aunque mi trabajo es profundamente personal, también es accesible, frente a la naturaleza humana y que permite al espectador a entrar en mi mundo y reflexionar sobre su propia infancia.” Pues, gracias Laboile, lo has logrado. Alain Laboile. Te dejo con algunas imágenes, disfrútalas tanto como yo. Síganme en twitter @azenetfolch