La seguridad del mundial en Brasil estará a cargo de un gran equipo con aproximadamente 600 policías incluyendo un grupo equipado  completamente acorazados para enfrentar a manifestantes, la mayor amenaza para la seguridad.


En Brasil, se han presentado una serie de protestas contra el negocio y los grupos de poder detrás del futbol, tales manifestaciones han sido con gran intensidad por el gran costo que representa éste evento, denominado por muchos como el más caro de la historia.

Según el periódico El Universal:

Esta Copa del Mundo será la más cara de la historia. Según cifras oficiales, su realización ha costado 3 mil 400 millones de dólares, más gasto que la Copa del Mundo de Sudáfrica y Alemania juntas.

.

.

Los habitantes de Brasil aman el fútbol, las protestas son para tratar de restar importancia al aspecto comercial y dar mayor relevancia a la cultura deportiva en el mundo entero, sobre todo siendo brasil una de las capitales del fútbol.  En brasil las protestas en éste momento se encuentran pasivas, a pesar de ver en las calles brasileñas pintas y gritos contra el evento. Los organizadores así como las autoridades esperan que las manifestaciones se intensifiquen cuando comience el mundial.


Afortunadamente no se espera violencia desmedida, tanto manifestantes como autoridades no piensan en armas ni balas, el camino es entender a los protestantes y tranquilizarlos para llevar a cabo el mundial de forma alegre. Los policías “robocops” contarán con chaleco de plástico no resistente a balas, mascaras anti gas, pistola tase que inmoviliza el cuerpo, casco contra objetos puntiagudos, guantes y protecciones de plástico en los hombros, espalda, brazos, piernas y pies.


Ante todo, ¡Qué viva el Fútbol!