Un estudio revela que tener un auto pequeño que promete salvarte la vida por su forma de absorción en el impacto, es una total mentira.

Me encantan los autos, sobre todo si son muy pequeños, ya que en la Ciudad de México, siempre hay tráfico y si digo “siempre” no exagero. Los destinos de traslado de unos 30 km como lo es desde mi zona de residencia hasta el aeropuerto, son una verdadera locura, he tardado hasta tres horas en el tránsito, lo cual vuelve loco a cualquiera, así que poseer un compacto, te da la posibilidad de estacionarte con más facilidad o bien las maniobras evasivas contra el transporte público son un poco menos complicadas. Pues bien en mi ciudad como en cualquier otra, las personas suelen aprovechar los días de asueto cuando el tránsito es nulo para correr sus autos por las vías “rápidas” de la magalopoli, lo que trae como consecuencia, accidentes automovilísticos de grandes consecuencias y por ende, los encabezan autos pequeños y ahora entiendo la razón. Sucede que el Insurance Institute for Highway Safety, ha revelado que en la prueba de choque de superposición, donde la barrera es Offest y permite que la fuerza se concentre en una esquina del coche y tome todo el golpe absorbido, en lugar de distribuirlo a través de la totalidad de la estructura frontal, los resultados parecen bastante desastrosos, así que piensa dos veces antes de correr tu compacto, porque no querrás acabar sin piernas.

Te dejo con el video de las pruebas.

Síganme en twitter @azenetfolch