Una hermosa vista de una mujer solitaria que posa para la cámara con entereza y misterio en las fotos de Rachel Baran.

Cada una de las tomas maravillosas de la fotógrafa Rachel Baran, tienen una base conceptual y una historia única que Baran, refleja en imagen.

Esta es uno de los pocos trabajos en los que he visto que la fotógrafa se usa a sí misma como modelo y es fascinante, ya que Baran es una chica muy atractiva.

Baran se toma fotos a sí misma y luego hace manipulaciones en Photoshop, con las cuales crea efectos fascinantes con los que da un toque maravilloso a las fotografías, en las cuales Baran se lanza a un mundo inexistente y mágico.

En las tomas se puede apreciar que le suceden cosas increíbles como fuego que brota de los brazos de Baran o bien una lengua encendida a la que se le ha derretido la cera y baja lentamente por ella.

El alter-ego es imprescindible en sus tomas y el resultado es fascinante.

Síganme en twitter @azenetfolch