Las redes surgieron en el entorno de la web 2.0, donde el usuario en mayor medida, ya no acude a ellas a recibir un servicio, sino que mayormente construye y deposita datos, que van de la mano con la búsqueda de información.

Este fenómeno de cambio, que muchos lo traen en el ADN principalmente los niños,  otros lo aprendimos y otros se niegan a cambiar y aprender. Dicho fenómeno se apoya en dos elementos:

1. La creación de contenido, espacios y aplicaciones

2. La participación activa de los usuarios

Las redes sociales aparecieron a finales de los años 90 y para 1997 y 2000 se estaban consolidando y se consagraron a partir del 2002.

Myspace revoluciona en 2003, donde para 2004 todos los adolecentes estaban ya en esa red social compartiendo su música. Un red puramente musical donde se gestaron algunos casos de éxito como los Artic Monkeys http://www.arcticmonkeys.com y en ese mismo año aparece Facebook como un red únicamente para estudiantes de Harvard.








En realidad los usuarios se estaban convirtiendo en medios y generadores de contenidos y los medios y sellos no supieron que hacer, nos estábamos dando cuenta que en estas redes se estaban consolidando y existía cierto material valioso donde el usuario deseaba estar ahí.

A partir del 2006 Facebook abrió su red a todo el mundo logrando un crecimiento sostenido superando en octubre de 2012 los 1.000 millones de usuarios según su comunicado oficial.

Después de este movimiento digital, muchos de nosotros decidimos darnos de alta en una red social sin saber las consecuencias o reglas a las cuales seríamos sujetos.

En México en el 2010 se registraron 38,9 millones de usuarios de Internet.

Según el Banco mundial, el 38.4% son los usuarios de internet como porcentaje de población, de los cuales un gran porcentaje usa redes sociales y ahora mucho mas con el avance de los smartphones.

Con lo anterior podemos ver que cada vez mas el uso de internet en nuestro país va en aumento, y con ello ciertos riesgos que pueden surgir en diferentes momentos.

– En primer lugar cuando el usuario se registra en una red

– En segundo lugar cuando ya forma parte de ella

– En tercer plano cuando el usuario desea darse de baja.

Ese primer momento es el paso donde el usuario otorga información sensible y personal que en muchas ocasiones no queda de otra mas que proporcionar dicha información. De aquí surge la idea de crear instrumentos jurídicos como leyes de protección de datos personales en los diferentes países.

Con esta información puesta a disposición por el usuario de forma consciente e inconsciente se puede saber claramente, la música que se comparte o escucha, la prensa que se lee, las relaciones sociales que se tiene y mucho por la dirección IP que se encuentra íntimamente relacionada con esta información.

Por lo que podemos decir que la amenaza radica en que el usuario se limita a ciertos datos y que esos datos sean utilizados en otros contextos para los que fueron recabados.