En esta edición número 48 del Súper Tazón, se ha registrado una baja en la venta de los boletos de entrada.

El Super Bowl es el evento deportivo más importante de la NFL y la venta de boletos registra una baja muy importante para la fiesta de los emparrillados. Es una desgracia lo que ha sucedido ya que el asiento más barato en el Metlife Stadium cuesta $1,779 dólares, es decir, $409 dólares menos de lo que costaba el mismo boleto nueve días antes del Super Bowl del año pasado y $809 dólares más barato que el de hace dos años.

Tal vez la razón se podría achacar al clima, que no ha sido muy favorable y pues algunos aficionados no están dispuestos a soportar las heladas temperaturas, ya que se sabe que en la Unión Americana, asistir a este tipo de eventos es un tema familiar y por cuestiones de comodidad, los aficionados prefieren pasar la fiesta del Super Bowl, calientes en casa.

Síganme en twitter @azenetfolch

Fuente, El Universal.