Un financiamiento de 40 millones de dólares y 1,200 voluntarios hacen posible este maravilloso proyecto.

Hay muchas cosas que la mente tiene reservado aún para sorprendernos. La raza humana ha sido capaz de llegar a la luna, de explorar el océano o conocer el comportamiento atípico de algunas especies, pero jamás ha podido descifrar los enigmas específicos que hay en cerebro. Desde el pasado año 2010, el Human Connectome Project, ha estado trabajando en ello. Esta magnífica investigación ha sido financiada con 40 millones de dólares, el dinero se ha reunido gracias a la participación de los National Institutes of Health.

Human Connectome Project, ha estado trabajando en la elaboración de un mapa de alta resolución en las que están trazadas las conexiones del cerebro, esto gracias a los 1,200 voluntarios que pasan 10 horas en el laboratorio, en una fase de pruebas y exploraciones, esto con el fin de crear una base de datos de la estructura y la actividad de un cerebro saludable, que podría ser una referencia cruzada con los datos sobre la psicología, cognitiva, y rasgos genéticos.

Gracias al Human Connectome Project, ahora se sabe que hay muchas cosas que han estado mal etiquetadas, es decir, los científicos erraron durante mucho tiempo acerca de cómo se estaba visualizando al cerebro, un investigador dijo al New York Times esta semana. “ Algunas cosas están mal etiquetadas o se dibujan un poco torcidas. El objetivo del proyecto se basa en hacer algo con una resolución muy al estilo Google Maps haciendo que sea interactivo y con muchas capas, permitiendo a los científicos ver dónde se producen ciertas funciones cerebrales, pero ¿cómo podemos ver cómo se relacionan las estructuras anatómicas subyacentes a dichas funciones?. Por supuesto, eso tardaría un año ejecutando el máximo empeño en la fabricación de estos mapas.”

¿Cómo es que funciona Human Connectome Project y cómo es que tomaron estas imágenes?, los científicos utilizaron imágenes de difusión, que mide la forma y cómo se difunde en el agua a lo largo de las fibras nerviosas en el cerebro, para crear estas imágenes coloridas de las conexiones estructurales que conforman a este.

Sin duda es un trabajo excepcional y de una transición sin precedentes, esperemos que el experimento siga siendo todo un éxito dando un giro a la información que tienen los científicos de primera mano hasta ahora.

Síganme en twitter @azenetfolch