Una respuesta a nuestra falta de espacio en las calles y en los vehículos.

En un mundo donde los remolques de una sola pieza no son la mejor opción, es necesario revolucionar la forma en la que se fabrican los vehículos pesados. Desde la invención del automóvil, las formas de desplazar mercancía y objetos de gran volumen dentro de la ciudades, siempre ha sido un dolor de cabeza, tanto para los transportistas como para las personas con las que se topan en la vía pública, por esa razón, Takbeom Heogh, ha diseñado una forma amigable de transportar objetos de gran dimensión o bien volúmenes enormes en pequeñas cantidades, la forma es Gelenk, el camión transformable para larga distancia y transporte urbano.

El vehículo cuenta con un “modo de conducción de división”, donde los remolques no son remolcados, sino que se adhieren al chasis del vagón trasero. Y cuando de espacio se hable, los compartimentos ensamblables se convierten en vehículos autónomos individuales.

El sistema hace que sea más fácil navegar por las zonas urbanas de hacinamiento y se muevan a través de pequeñas calles y esquinas estrechas, así el conductor del vehículo no tiene que pasar por incómodos momentos en los que los giros en esquinas, suelen llevar de paso alguna toma de agua o hasta a otro vehículo con conductor distraído que no mantenga distancia.

Síganme en twitter @azenetfolch