No sé qué es más hermoso, si el arte que crea el hombre o el de la naturaleza, juzga tu mismo.

Con el frío invierno y los helados vientos, el lago Michigan en la Unión Americana, se viste de blanco y se coloca su mejor ropa de gala llena de brillo y glamour. Thomas Zakowski ha capturado las hermosas imágenes de cuando la naturaleza hace su estupendo trabajo y se engalana con el hielo invernal.

Las bajas temperaturas pueden hacer un trabajo increíble, arrogantes esculturas se muestran a lo largo de la orilla en el lago Michigan.

Cuando las olas golpean las estructuras, se van añadiendo capas de hielo a estas, que son las culpables de las caprichosas figuras que se fijan en torno al lago. Puede ser que las imágenes te den un poco de temor, francamente aborrezco el frío y no me gustaría por nada del mundo quedar varada por esos lares pero no puedo negar que su belleza es inmensa.

Los carámbanos que emergen de todas partes hacen que las estructuras de 30 pies de tamaño, se visualicen como monstruos congelados que aterran, aunado a la soledad absoluta que hay en los alrededores, todo cuanto se mira en las fotos es en realidad un espectáculo glamuroso de encanto y elegancia, tal como pertenece al invierno lucir.

Síganme en twitter @azenetfolch