Amy Lee, vocalista del grupo de música Evanescence  demanda a su casa discográfica Wind-Up Records asegurando que la carrera de la banda se truncó debido a mala administración.














La demanda presentada por la guapísima cantante es por un millón y medio de dólares, alegando que el equipo de producción con el que habían trabajado fue cambiado, el nuevo fue quien estancó el desarrollo del grupo.  Los sellos discográficos se dedican no en exclusiva  a la producción de discos, también firman al artista para manejar todos los aspectos de su carrera musical, por lo que ésta a su cargo la administración del grupo.



 Aquí la declaración de Amy:


  Gente poco preparada optó por desechar ideas muy útiles para el futuro del grupo. Intentar igualar el éxito de ese disco (Fallen, reeditado en vinil durante 2013) era imposible. Aunque sé que a la discográfica lo único que le interesa es el dinero y vender copias, el haber intentado grabar algo similar para lograr el mismo resultado no habría sido digno por nuestra parte

Mira éste  video de una de sus mejores rolas: