Sin ayuda de Photoshop ni post-producción, el fotógrafo Marcus Yam, fusiona tres historias en una, logrando con esto expresar con una sola toma lo que desea dar a conocer de la ciudad de Seattle.

Los fotógrafos a la antigua, son ya muy pocos, aquellos que hacen todo cuanto esté a su alcance para crear fotografías con efectos impactantes, una dosis de esto que ya esta casi a punto de desaparecer, es de lo que está hecho el fotógrafo Marcus Yam, el cual ha incorporado toda una estrategia en fotografía para así lograr sus tomas múltiples, pero no es nada fácil, todo el proceso requiere una gran cantidad de previsión, lectura, investigación y planificación, tanto conceptual como técnicamente. Con el fin de capturar todos sus elementos deseados dentro de un solo cuadro, Yam tuvo que subexponer progresivamente cada disparo para no omitir ningún detalle.

La dificultad de la técnica del fotógrafo, es impresionante, cada paso y escena se regulan para hacer un todo en imágenes geniales y elegantes, al mismo tiempo que cuentan una historia que se parte en tres.

Marcus Yam dice que se ha llevado cerca de 400 horas de trabajo en el proyecto y que inequívocamente ha requerido mucha paciencia, un par de zapatos cómodos y un medidor de luz, son la mezcla perfecta para poder llevar a cabo una proeza de este tipo.

El trabajo fue realizado para el Seattle Times en forma de ensayo visual, el resultado fue obviamente sorprendente, cada una de las tomas es compleja, elegante y simbólica de una ciudad radiante.

Síganme en twitter @azenetfolch