Parece ser que todo marcha sobre ruedas excepto, el clima.

Se sigue temiendo por el mal clima en N.Y., pero los jugadores ya se encuentran listos para iniciar el mejor partido del año, ya que en tan solo una semana se disputará el Súper Tazón en el MetLife.

El día de ayer, domingo 26, se dio un pequeño respiro a para Broncos y los Seahawks. La temperatura ha subido a unos cinco grados centígrados bajo cero (23 F), todo parece estar relajado y sin prisa aunque en realidad, cinco grados arriba no es nada, ya que los vientos helados siguen soplando y la NFL se reserva a cantar victoria por algún cambio drástico, aunque en realidad los equipos están que no caben de contento por tener su gran día.

“Mi equipo está eufórico”, Peyton Manning dijo, luego de que los Broncos se instalaran el día de ayer en Nueva Jersey. “Hemos trabajado duro para ganarnos esta oportunidad. Nos subimos al avión con euforia y salimos del avión con euforia”, aseguró el quarterback.

Sin duda el nerviosismo de los jugadores se encuentra a tope. El fulgor que rodea a el evento más importante del año en la NFL, atestados de medios de comunicación y con ellos la atención pública en busca de la más mínima falla, los entrenamientos fuera de casa, con un clima distinto y con la presión de un público que exige den lo mejor en el emparrillado, aún con todos estos aspectos que implican una constante responsabilidad por parte de los jugadores, los equipos no dan marcha atrás con en lo que respecta a su estado de ánimo y responsabilidad con la afición.

Doug Baldwin de los Seahawks comentó al respecto, “Evidentemente es el partido más importante que hayamos jugado”, añade, “Es uno de los partidos con los que hemos soñado jugar desde que teníamos seis años en las pequeñas ligas. La distracción de todo el bombo publicitario que lo rodea es decididamente real. Pero esa distracción es algo que tenemos que tratar de eliminar. No será fácil. Pero para actuar como queremos, tendremos que eliminarla”.

Para el equipo completo de los Seahawks, es la primera vez que tienen una experiencia dentro del Super Bowl, lo que favorece infinitamente al equipo a diferencia de denver que ya han tenido a cuatro jugadores en Súper Tazón y estos son, Dominique Rodgers-Cromartie, Wes Welker, Manning y Jacob Tamme.

Debemos recordar que Manning tiene un anillo de campeón en su poder,  que fue conseguido al frente de Indianápolis en el 2007, sin olvidar que perdió en el Super Bowl de 2010 con los Colts.

“El Super Bowl es algo tremendo”, dijo Manning. “Yo sé lo difícil de poder estar acá. Yo sé el sacrificio que ha hecho el equipo”.

A diferencia de los Seahawks, los Broncos, no parecen estar preocupados en lo más mínimo, claro, la ignorancia está de su lado, a ellos no parece afectarles el clima ni jugar a la intemperie, muy al contrario, les emociona la nieve, el viento frío y las bajas temperaturas.

“Nos gustaría jugar con temperatura de 70 grados (Fahrenheit)”, dijo Champ Bailey, el cornerback de los Broncos con 15 años de experiencia y finalmente disputará su primer partido por el campeonato. “Peor si me dicen que la temperatura será de 20 grados (F) y estoy en el Super Bowl, pues lo voy aceptar”.

Así que el ambiente entre los equipos es de una vitalidad inmejorable, ellos lo han tomado de la mejor forma posible, como debe ser, a sabiendas de que las temperaturas y algunas otras cosas no están de su lado, la vida los ha llevado a ese camino y están felices de disfrutarlo.

Síganme en twitter @azenetfolch

Fuente, Fox, NFL.