Parece imposible que en siglo XXI existan gobiernos que limiten el uso de medios de comunicación por motivos políticos, como es el caso de Irán que bloquea el uso de Facebook a sus habitantes.

Según periódicos y agencias de noticias en Internet fue a partir de 2009 después de la reelección del presidente Mahmoud Ahmadinejad que se prohibió el uso de Facebook. Las enormes protestas contra el presidente fueron organizadas gracias a la difusión que permite ésta red social.


El actual presidente iraní Hasán Rohaní prometió como campaña electoral permitir el uso de Facebook y otras redes sociales. Después de cuatro meses en el poder, Rohaní no ha logrado la promesa pues se enfrenta a los sectores más conservadores del régimen.

LA EXCEPCIÓN HACE LA REGLA


Cuando un usuario de Internet en Irán intenta acceder a Facebook, el servidor lo redireccionará a una página en la que se muestra una serie de sitios aprobados por el gobierno, además de mencionar que toda página bloqueada es considerada criminal, ofende las santidades islámicas y/o insultan a funcionarios del gobierno.

Gracias al conocimiento tecnológico de los expertos en sistemas computacionales, es que los habitantes iraníes logran acceder a la red social de forma clandestina. Eludir el filtro se realiza mediante una red privada virtual (VPN) que permite acceder a sitios como si se ingresara de otro país, en éste caso, de alguno que no tenga prohibido la red social.

NUEVO RÉGIMEN


Desde la llegada a la presidencia Hasán, los ministros del nuevo gobierno comenzaron a registrarse como usuarios de Facebook. Incluso el presidente ha abierto su cuenta.
Esto podría significar una apertura general en todo el país para el uso libre de Facebook.