Esta historia y la forma de pensar de Ben nos hace meditar en que no siempre es tan malo como creemos perder a un ser querido, si lo miramos con la perspectiva que Ben ha tomado la muerte de Ali, porque aveces, no todo está perdido.

Olivia y Ben perdieron a Ali dos años atrás cuando Olivia tenía solo un año de nacida. Ali murió por una rara forma de cáncer de pulmón. Este pasado mes de noviembre, luego de que Ben pasó por un horrible lapso de sentimientos encontrados y lucha interna, decidió mudarse de la casa en la que vivieron juntos él, Olivia y Ali, en Cincinnati. Cuatro años antes, en el año 2009, Ben y Ali se habían encerrado en la casa un día antes de su boda, por lo que hicieron una larga sesión para sus fotos de la boda en la casa vacía. Ahora, Ben diría un último adiós a la casa, que una vez más estaba vacía.

Antes de irse de la casa, Ben decidió pedir a su hermana que es la fotógrafa profesional, Melanie Pace, que hizo las antiguas fotos de la boda de Ben y Ali, hacer una nueva serie en las mismas habitaciones de la casa y posiciones parecidas en las que se recrean las tomas pasadas de la boda de Ben y Ali. Así pusieron manos a la obra y el resultado fue una serie bella en su totalidad de fotografías que les recordarán su vida pasada allí, cerca de la mujer que alguna vez les dio todo su amor y mejor aún le dio a Ben una extensión de ella para estar por siempre a su lado.

Ben ha comentado: “Muchas personas me han preguntado cómo me sentía al hacer esa sesión de fotos”, dijo Ben. “Lo que quiero que sepan es que esto no es una historia sobre el dolor y la pérdida y el dolor. Sí, he pasado por esas emociones y todavía lo hago, pero eso no es lo que quiero que la gente vea en estas fotos. Esta es una historia sobre el amor “.

La realidad es que Ben hizo la serie para él y su hija, solo que han hecho mucha fama en la red y no los culpo, se me han salido las lágrimas al mirar a la pequeña Olivia estar al lado de su padre en tan maravillosas fotografías y puedo imaginar cuánto agradecimiento expresará la pequeña Olivia en el futuro, por el bello gesto que ha tenido su padre y tía para ella. Y a los que creen que es un montaje, basta mirar los tiernos ojos de Ben al mirar a la pequeña con la sinceridad que solo alguien que como él ha pasado por tan tremendo golpe es capaz de transformar el dolor en amor, amor y más amor para con el enorme regalo que jamás nadie puede obsequiar a un ser humano, un recuerdo viviente de ti mismo.

@azenetfolch