Esculturas que se asemejan a la complicada figura humana, emuladas a la perfección detalle a detalle por Aron Majoros.

Como sostenidas por el aire, parecen las esculturas formidables del artista escultor húngaro  Aron Majoros, que explora un tanto el equilibrio humano en el parámetro físico y en e emocional.

Las hermosas figuras femeninas de Majoros, se encuentran de pie, como paradas de puntillas en el borde de una hoja vertical, delgada, evocando una sensación intensa en el espectador, y que provocó el malestar físico de vértigo.

Ame por mucho el fenomenal trabajo de Majoros. Él tiene un estilo muy particular para realizar estas esculturas, y es que cada uno de los círculillos metálicos que ves en las imágenes y de los cuales está hecha la escultura, se encuentran pegados uno a uno por soldadura. estos son cientos de círculos que pasaron por las manos del artista para así formar parte de las impresionantes obras.

Las esculturas se aprecian de distinta forma dependiendo el ángulo con el que se miren estas, por ejemplo, al verlas de frente, se ven con una consistencia completamente sólida pero, al mirarlas de costado como se trata de una escultura que va perdiendo consistencia, parece desmoronarse, tal como con nuestro ser inmediato al tener sentimientos destructivos.

El Dr. László Beke, un historiador del arte húngaro y profesor y director, destaca una característica contradictoria de la obra de Aron y es la siguiente, “La masa mínima se combina con el máximo vacío.” y se refiere a que con la ayuda de una mínima cantidad de material, Aron es capaz de transmitir la forma entera de la figura humana aunado a las emociones que esta transmite.

@azenetfolch