La Unión Europea (UE) ha anunciado su apoyo a la regulación del funcionamiento de los derechos de autor en el continente, mediante un sistema de licencias de uso multi-país.

La persona que posee la titularidad de los derechos de autor sobre una canción o álbum, goza de la facultad de explotar económicamente dicha obra, sin limitante alguna. En la actualidad los sellos discográficos son quienes poseen mayor cantidad de derechos musicales,  y han hecho todo un negocio de las llamadas Licencias de Uso que facultan a otra persona interesada a usar la canción o el álbum a cambio de una regalía por dicho uso y por un tiempo limitado.

Para conseguir la licencia de una canción de algún autor y poder usarla sin violación a derechos autorales, es necesario acercarse a la Sociedad de Gestión a la que es parte el músico.  La mayoría de los artistas forman parte de cada una de las Sociedades de Gestión Colectiva de los 27 países de la Unión Europea, por lo que para conseguir licencias de uso para cada país  habría que negociar con cada una de ellas.

Con la modalidad multí-país se permite al interesado, en utilizar una canción protegida, negociar sus licencias de uso con las distribuidoras, discográficas y diferentes sociedades de forma conjunta.

Los principales beneficiados son plataformas como Apple, Spotify o Amazon quienes pueden obtener de formas mas rápida y eficaz los derechos sobre las canciones y ofrecerlas a un mayor mercado.