Creo que la gran mayoría de las personas que me conocen, han escuchado de mi, la charla de lo importante que es un beso, así que lo que la investigación más reciente de Rafael Wlodarski, lo corrobora.

¿Sabias que cuando besas a alguien hay peligro inminente de una reacción química la cual te puede dejar en un estado de enamoramiento incontrolable? si tu respuesta es no, debes leer mi post.

Un beso en primer nivel es una bomba de hormonas y un peligro biológico. Seguro te preguntas ¿por qué?,  sucede que no sólo te estás exponiendo a enfermedades sino que también es el primer paso para el amor como lo conocemos muchos.

El estudiante de Psicología graduado, de la Universidad de Oxford, Rafael Wlodarski, quería averiguar, qué es lo que sucedía en nuestra mente y cuerpo con un beso “inofensivo” para muchos. Los resultados de sus experimentos apoyaron dos de las hipótesis existentes acerca de por qué nos besamos. En primer lugar, nos besamos para evaluar las potenciales parejas. En segundo lugar, nos besamos con la pareja que hemos encontrado para mantener el apego.

Y mientras que los besos puede dar lugar a la excitación, dice, no es probablemente una razón, por qué la gente se besa y esto tenga que conducir  las relaciones amorosas.

Los hallazgos se publicaron este Jueves en los Archives of Sexual Behavior. Rafael Wlodarski publicó un cuestionario sobre un repositorio en línea para los estudios de psicología, para la oportunidad de ganar un vale de compra en línea el cual era para 900 distintas personas en unos 20 países que respondieron a las preguntas sobre cómo valoran el beso en varias situaciones románticas. La mayoría de ellos estaban en los EE.UU. y el Reino Unido. Wlodarksi concluyó a partir de la respuesta que los hombres y mujeres le dan distintos valores a besar por diferentes razones. “Los hombres son más propensos a iniciar besos antes del sexo, así que suelen ser utilizados con fines de excitación, mientras que las mujeres son más propensas a iniciar a besarse después del sexo, donde podría servir mejor a una función de mantenimiento de la relación” según Rafael Wlodarski escribió.

Un montón de buenos besos se asoció con una mejor relación y la satisfacción con la cantidad de sexo correcta. La mayoría dio prioridad en el sexo, sin embargo, no estaba relacionada con la calidad de la relación. Sobre esto dice Rafael Wlodarski que,  “Parece que hay algo especial acerca del beso”.

Wlodarksi también encontró que, en general, las mujeres calificaron el besar como más importante que los hombres. Las mujeres también eran más propensas en el estudio que los hombres a sentir un cambio en la atracción después de un primer beso. Parejas de largo plazo, dijo, que el resultado de los besos era más importante para estas que los que estaban involucrados en relaciones a corto plazo.

En un documento complementario publicado en la revista Human Nature, Wlodarski especula que la hormona progesterona, que fluctúa con el ciclo menstrual, puede guiar la actitud de la mujer hacia los besos.

Investigaciones anteriores mostraron que cuando los niveles de progesterona de una mujer son altos, es posible que prefieran los hombres de aspecto saludable con rostros femeninos, es decir los hombres que se parecen a ellas y también hombres con el tono de voz más bajo. Pero las píldoras anticonceptivas terminan por aplanar el flujo mensual natural y el flujo de hormonas femeninas es más parejo.

Participantes femeninas dieron la fecha de sus últimos períodos e indicaron si estaban en control prenatal o no en ese momento. Así que mujeres que tomaban pastillas anticonceptivas o tenían periodos irregulares fueron excluidas del estudio. “Dentro del ciclo natural de las mujeres, en realidad hay un patrón muy regular de liberación hormonal, especialmente de estrógeno y progesterona”, dice Wlodarski, que fue capaz de analizar los resultados de cerca de 170 mujeres. Así que por dicho motivo, las mujeres “Se correlacionan muy bien con sus actitudes hacia los besos.”

Esto quiere decir que cuando una mujer besa a un hombre,  podría estar subconscientemente detectando y analizando sus señales químicas, generando una especie de perfil de salud instintiva. Sobre todo si ella está en la etapa de su ciclo menstrual cuando ella puede quedar embarazada con más facilidad.

A la hora de besar a alguien, todo podría reducirse a solo oler, actuando principalmente como una forma de hacer que la gente esté lo suficientemente cerca como para tomar una profunda bocanada uno a otro.

Anteriormente se ha demostrado que al oler los olores de alguien, los animales y tal vez la gente puede tener una idea de la salud de un compañero y la compatibilidad genética. El resultado a esto, llegó cuando hicieron experimentos de oler camisetas sucias y sacar conclusiones de ello.

El contacto de boca a boca puede dar las pruebas de un impulso adicional con pruebas de sabor de los aceites de la piel y los compuestos de saliva.

“Muy a menudo, los besos implican algún tipo de contacto cara a cara, casi siempre permite que la gente esté suficientemente cerca como para olerse el uno al otro”, dice Sheril Kirshenbaum, autora de La ciencia de besar , un libro sobre la historia de los besos.

Besar no siempre ha sido popular, y no siempre se ha mirado de la misma forma. Cuando la muerte Negra golpeó en la Edad Media, dice ella, besar bajó su popularidad. Ella dice que los primeros exploradores y comerciantes notaron comportamientos alternativos al besarse durante sus viajes, cosas como pellizcar cejas, lamer o aspirar, fueron parte de los distintos usos y costumbres de cada lugar. 

Una de las primeras menciones escritas de besar aparece en las escrituras védicas que datan de al menos el año 1500 antes de Cristo “El beso fue descrito inicialmente como inhalar el espíritu de la otra persona”, dice Wlodarski. Y lo que se conoce como un beso esquimal “consistía en colocar la nariz en la mejilla de un ser querido o la frente e inhalar profundamente.”

Todo concluye en que el olor es el que vale en el ritual de apareamiento o solamente en el conocer a las personas con las que nos relacionamos, las opciones existen, simplemente que todas ellas nos llevan a un mismo camino que es, saber si somos compatibles con alguien solo por el olor, porque seguro te ha sucedido que si alguien no te gusta cómo huele, simplemente no hay clik o a caso ¿miento?.